14
May
10

Ser “la otra”.

Les copio el caso que Alejandra G. nos dejó en el consultorio, con el que seguramente muchas se sentiran identificadas.

A ver cómo empiezo.  Bueno en resumen, estuve en pareja con X por 6 años.  Después X se fue del país un tiempo, pero igual me hacía llamadas a larga distancia, me invitaba para que fuera a visitarlo, bueno, pasó un año.  Vuelve por un mes, nos vemos, me cuenta que está emparejado, y bueno, un montón de enredos.  Se devuelve, por primera vez, realmente nos alejamos 10 meses, nada de llamadas, mails, nada.   Regresa al país, y antes de volver me llama, para  decirme:  Necesito decirte, que si mañana me muero tenes que saber, que a nadie he querido como a vos, que con nadie me siento tan cómodamente emocionalmente ni en la cama. Vea a ver que hace con eso, pero se lo tengo que decir.

Vuelve, durante ese primer año lo pasamos juntos, pero, él con su novia ahora a distancia.  Bueno, el asunto es que pasé a ser la amante desde ese momento, ya de eso 4 años.  Hace un año decide casarse, me llama de un viaje al extranjero, y otra vez dice, tengo que decirte que mi vida es una mierda.  Y todo un poco parecido a la conversación de años atrás, parece que le da a la distancia el asunto de “confesarse”.  Pero, no puedo hacer nada.  Vuelve al país y se casa, 15 días después de esa llamada.  Bueno, yo siempre me alejo, no lo busco para nada, respeto su vida y trato de seguir la mía.  Ha sido muy difícil, yo no he encontrado a nadie durante este tiempo.  Mi vida es trabajo, casa, tengo una hija ya adulta que hace ya su vida, la tuve muy joven. Y bueno, no he podido volver a tener una relación de pareja. A X se le ocurre llamar una vez al mes o a veces 2 veces.  Sé que eso no va para ningún lado, acaba de estar embarazada su pareja y no dejó de llamar durante los 9 meses. A mí me cuesta mucho la soledad y caigo.

Eso es, digo mientras realmente aparece alguien, pero no pasa nada.

Alejandra, que dificil decir algo…

Lo primero que te podemos decir es tal vez una obviedad, pero pareciera que X es un poquito egoísta. Por lo que contás piensa solo en él y en sus necesidades, te dice tremendas frases y después se casa con otras, embaraza a otras. Muy lindo. ¿Y quién piensa en vos? ¿Al menos vos pensás en vos? Porque lo que es él, estamos segurísimas que no. Y respecto de tu situación, según lo vemos por acá, con lo poquito que nos contaste hasta ahora parece haber dos posibilidades. La primera es aceptar que estás muy enamorada de él, que no va a haber ninguno mejor que él y conformarte con lo que él te puede dar, que en los hechos es bastante poquito, aunque suene grandilocuente en sus palabras. Porque aceptémoslo, si seguís con él en tu cabeza, idealizado como parece estar, nunca vas a conocer a otro que te llegue de veras. Él es como un fantasma, que está ahí aunque no esté. No hay lugar para ningun otro.

La pregunta acá sería la siguiente:

¿Es eso lo que vos te merecés?

La segunda posibilidad es hacer el duelo por la relación que alguna vez tuvieron, pero que ya fue. Aceptar que lo que tienen ahora no te alcanza, que necesitas y te mereces algo más, con o sin él. Él verá de que lado de esa decisión se queda, pero hay que hacer un duelo. Solo si haces ese duelo vas a poder tener la cabeza abierta a conocer a otras personas que realmente valgan la pena. Pero primero tenés que preguntarte que es lo que vos te merecés en una relación, y nunca conformarte con menos.

Todavía faltaría un segundo pasito que es trabajar con vos misma qué te pasa con la soledad. Esto es importantísimo y en algún momento tenemos que aprender a estar bien solos, porque es la única manera de dejar de caer en manos de quien realmente no nos merece. Alejandra, si tenés muchas dificultades con esto busca ayuda de un profesional, es muy importante.

Sabemos que te estamos diciendo muchas cosas juntas y que puede resultarte duro, pero por algo estás pidiendo consejo. Tratá al menos de tomarte un tiempo para pensarlo.

¿Y ustedes del otro lado qué opinan? ¿Les pasó o les pasa algo similar? ¿Cómo lo resolvieron?

Anuncios

21 Responses to “Ser “la otra”.”


  1. 14 mayo, 2010 en 14:11

    Me quedé pensando en qué claro se ve todo desde afuera y cómo cuándo es una la involucrada justificamos las peores actitudes, nos sentimos culpables, no sabemos si somos demasiado exigentes…
    Besos

  2. 3 Ana
    14 mayo, 2010 en 15:06

    Deberíamos hacer el duelo, pero nunca se pude, porque cuando una toma la decisión, aparece él como si nada pasara y caemos nuevamente a sus pies. Y aunque conozcamos otra persona, sentimos que nunca nos va a dar las mismas sensaciones que vivimos con él. Y en mi caso (mal hecho diría la gente) soy capaz de esperarlo toda la vida, como en “Amor en los tiempos de cólera”. Lo reconozco, también necesito análisis.

  3. 4 Ana
    14 mayo, 2010 en 15:17

    Sería más fácil hacer el duelo si él cierra la historia…

  4. 6 anabel
    14 mayo, 2010 en 15:26

    ” ¿Es eso lo que vos te merecés? ”
    con eso lo resumis todo…pero si uno sabe que es lo que no merece y lo tiene muy presente….como es q seguimos en situaciones asi? :s

    • 14 mayo, 2010 en 19:56

      Buena pregunta.

      Creo que una cosa es aceptar intelectualmente que uno merece algo más y otra es realmente sentirlo. Parece que hay algo de autoestima, de valorarse más.

      Pero tampoco es para generalizar ¿No?

      Tendría que repensarlo cada una…

  5. 8 Ana
    14 mayo, 2010 en 17:06

    A quien no le pasó algo asi, de justificar lo injustificable, de agarrarse de unas palabras que nos suenan bien. Se sigue hasta que llega el momento en que se dice basta, que es en el momento en que se alinea la razón y el corazón. A cada uno le llegará en el momento que pueda hacerlo. Hasta ese momento no importa cuanto nos digan o nos digamos, no podemos resolver nada.

    Si se puede hacer algo para acelerar la llegada a ese momento, supongo que si, es cuestión de empezar a hacer cosas a fuerza de voluntad, aunque nos cueste.
    Finalmente se logra.

    un beso

  6. 15 mayo, 2010 en 15:46

    Excelentes consejos, sinceramente muy buenos

  7. 12 Clau
    15 mayo, 2010 en 18:01

    Tendré que romper con la misteriosa coincidencia de los comentarios de personas cuyos nicks comienzan con “A” porque no puedo dejar de comentar esta consulta.

    También viví algo similar, es muy doloroso cuando juegan contigo de esa forma, y uno lo permite pensando o esperando que en algún momento termine el sufrimiento, la duda y las expectativas, que de pronto él decida que sólo eres tú, sólo tú y nadie más… Pero al parecer nunca es tan sencillo. Yo sólo soporte un año de mi vida, un año que en comparación con el caso de Alejandra G. podría no parecer nada, pero para mi fue casi eterno y me dejó marcada de por vida. Me costó meses decidirme, de intentar reconstruir una fuerza de voluntad que él se encargaba de fulminar con cada encuentro, con cada palabra.

    Pero creo que todos tenemos límites, y por suerte encontré el mío, me armé de valor y terminé con ese círculo vicioso. Espero que también Alejandra encuentre pronto su límite, porque no tiene caso seguir auto-destruyéndonos por algo que no tiene futuro. No podrás olvidarlo de un día para otro, de hecho no creo que nunca lo olvides, así como yo no lo he olvidado ni creo olvidarlo. Sin embargo, date la oportunidad de seguir adelante, lo mereces, mereces ver que el mundo es muy grande, que mereces más, mereces a alguien que te valore y que te de tu lugar, te lo mereces.

    Recuerdo que después de un tiempo de haber roto todo contacto con mi “X”, conocí a alguien, y me dolía que no fuera X, cometía el error de compararlos, esta nueva persona en mi vida me abrazaba y se me hacía un nudo en la garganta porque yo quería que el que me abrazará fuera X… eso hacía. Por suerte, es cierto que el tiempo cura todas las heridas. Es imposible olvidar, no esperes que mágicamente desaparezca de tu memoria, pero con el tiempo aprendes a aceptar lo que te pasó y cómo pasó y seguir con tu camino, y disfrutarlo. Quizá este sufrimiento nos hace ser quien somos, nos cambia y nos prepara para recibir algo mejor.

    Mucha suerte Alejandra G.!!

    • 17 mayo, 2010 en 14:54

      Bienvenida, Clau!
      Gracias por tu aporte. Es muy importante encontrar el límite de cada uno, o bien elegir poner el límite. Uno elige hasta donde quiere soportar. Hasta donde quiere sufrir.
      Hasta donde un disfruta el sufrimiento.

      Besos!

  8. 14 Paula
    17 mayo, 2010 en 20:00

    Hola Gente!! tengo una amiga que tuvo una situación similar, salvo claro, que para ella fue la excepción a la regla, porque “X” se separó al año de casarse para estar con mi amiga, y hoy están felizmente casados. Ojo, no quiero decir que puede darse el caso, hubo mucho sufrimiento en el medio también (sobre todo el mío que tuve que poner el hombro 800 millones de veces!! jaja). Pero mi opinión en gral. sobre el tema, lo puedo resumir en una frase sacada de la peli “The holiday”: Cómo no voy a ser la protagonista de mi propia vida?”. Si pueden veanla, a mi me encantó y eso que no soy de pelis románticas…

    • 18 mayo, 2010 en 11:17

      Paula, es cierto, lo de tu amiga es casi una excepción a la regla. En la mayoría de los casos no es así. Es lo que a nosotras nos cuenta entender. ¡Que a muchos hombres les gusta tener DOS mujeres, justamente por eso nunca van a dejar a una!
      Es cuestión nuestra si aceptamos ese lugar o no…

      Besos!!

  9. 16 Andie
    18 mayo, 2010 en 16:34

    Ufff… Leer a Alejandra fue como revivir todo. Y aunque no fue tanto tiempo, la historia fue similar. Idas y venidas, palabras y frases de novelas. Pero al final, él con ella y yo sola. El en otro país y yo despertando a la madrugada si escribía o llamaba. Me sentía como un bebé cuando a la hora “señalada” me despertaba y miraba el celular. Una locura. Si no “aparecía” me sentía terrible… si aparecía, mucho peor.
    Un día siguiendo el consejo de una amiga, le contesté un mensaje de texto ( ese que llega cuando una cree que tiene la situación superada y se da cuenta que no) dando a entender que había “alguien” más. Y aunque no fue la primera vez que lo insinué, esta vez surtió efecto. Creo. Ya no hay mensajes ni llamadas.
    Sinceramente, no sé qué siento. No lo olvidé. Raro es el dia que no pienso en él. Pero siento que me saqué un peso de encima.
    Quiero volver a estar bien conmigo, como aconsejan ustedes. Sola pero bien. Hoy por hoy no me siento con ganas de conocer y estar con alguien pero estoy segura que quiero que llegue a mi vida algún dia.

    Sólo una pregunta. Por qué cuando una reconoce que una relación es “tóxica”- por llamarla de alguna manera- sigue y sigue??? Yo lo sigo analizando. Le di mil vueltas y no entiendo como llegué hasta ese lugar.

    Gracias por este espacio muchachas. Saludos =)

    • 18 mayo, 2010 en 18:21

      Andie:
      Ya va a llegar el momento de conocer a alguien, mientras tanto está bueno que te concentres en vos. Disfruta de estar sola y hacer las cosas que te gustan, tener tus tiempos, tus momentos.
      Respecto a tu pregunta, nos parece una pregunta buenísima para seguirla pensando y si nos das permiso tal veza incluso para un post aparte.
      ¿Porqué uno reconoce una relación como tóxica y sin embargo sigue? Creemos que no es tan fácil de responder y mucho menos de generalizar, pero si lo pensamos un poco… se parece a cualquier adicción ¿No? Consumir nos hace mal, no consumir también, tenemos síntomas de abstinencia y recaemos… ¿Será algo asi?

      Lo seguimos pensando

      Saludos!

      • 18 Andie
        19 mayo, 2010 en 11:35

        Es tal cual lo mencionan!!! Una adicción!!! Al menos yo lo vivo asi. Y románticamente hablando, un gataflorismo de los peores… quiero que desaparezca pero saber que sigue ahi. Y a veces es tan complicado que creo que me estoy volviendo loca =S

        Y si muchachas… no hace falta que me pidan permiso para hacer de mi pregunta un post. Creo que somos much@s las que nos preguntamos lo mismo y seguro nos va a ayudar su consejo.

        Besos y otra vez gracias por darnos este espacio =)

        PD: parece que “lo” llamé con el pensamiento… porque hoy “reapareció” =S

  10. 20 No te cases con ella
    18 mayo, 2010 en 23:36

    Yo lo dejé ir. O mejor dicho, me fuí.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


.: ¿Cuál es tu responsabilidad en aquello de lo que te quejas? :. -------------------------------------- Consultas: tuanalistaonline@gmail.com --------------------------------------
* Todos los nombres son ficticios. Además cambiamos la mayoría de los datos personales para mantener la confidencialidad de las consultas.

Querés preguntar algo y no te animás?

Hacé tu consulta anónima en: http://www.formspring.me/tuanalista

Estamos en Facebook

Pasaron por el Divan

  • 45,092 Pacientes
mayo 2010
L M X J V S D
    Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 28 seguidores

Seguinos en facebook

Votanos acá:

http://lablogoteca.20minutos.es/tu-analista-17389/0 Premios 20Blogs
Nuestro blog en
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
donde dormir en castilla la mancha
Facebook

A %d blogueros les gusta esto: