Archivo para 29 junio 2010

29
Jun
10

No puedo hacerme cargo… (2)

(Y sigue…)

Aca es donde viene mi consulta, no se que hacer, sigo viviendo con el porque no queria tomar una desicion apresurada, yo puse muchas ilusiones en esta pareja y siento que no puedo hacerme cargo de la frustacion que me genera todo esto, me siento arrepentida de haber vuelto con el, (sensacion que no tengo en ningun otro aspecto de mi vida), me cuesta aceptar que esta sea la realidad, pero tengo bien en claro que no es esto lo que quiero para mi vida (mentiras, engaños, faltas de respeto, desconfianza etc…) pero tampoco me siento fuerte como para dejarlo, me cuesta mucho aceptar que esto haya vuelto a pasar y tomar una desicion al respecto.

Agradeceria mucho cualquier consejo que me puedan dar, este es un tema muy dificil para mi por lo cual no lo hable con nadie, ni con amigas ni con mi psicologa, ya que siento mucha verguenza.

Daniela, gracias por contarnos tu historia.

Lo primero que nos llamó la atención es el último parrafo de tu mail.

¿De qué tenés vergüenza?

En la historia que contás no hay nada de que avergonzarte, y menos que menos con tu psicologa o tus amigas. Si estás haciendo terapia tenés que poder hablar estos temas tan importantes para vos. Nos imaginamos que si esto te pasa es porque te sentís responsable de alguna manera de lo que pasó. Seguramente porque sabías conciente o inconcientemente que las cosas con Nicolás iban a terminar como terminaron, mal. Y debés estar preguntandote porqué, aún sabiendo que poco probable que él cambiara decidiste confiar en él y darle una nueva oportunidad. Bueno, ésta es una pregunta muy interesante y hay que seguirla pensando.

Fijate que vos decís que todavía no te mudaste porque no querés tomar una decision precipitada, y sin embargo para mudarte con él tomaste un decision  precipitadísima. Dejaste a Pedro, rescindiste el contrato y te mudaste ¡en un mes! Parece ser que la ilusión de recuperar todos esos proyectos que tenías con él fue más fuerte. Es posible que Pedro, por más perfectito que fuera, no te movilizara ni te ilusionara tanto como Nicolás. Y ese es un tema a tratar en terapia. Qué te pasaba con Pedro, qué con Nicolás. Habría que ver cuánto de ese maltrato de Nicolás no te atrae de alguna manera. No siempre nos atrae lo que nos hace bien. A veces, sobre todo a nosotras las mujeres, nos cuesta mucho entender que hay cosas que simplemente no dependen de nosotras. Daniela, una pareja es siempre de a dos. Fijate en las partes que te marcamos en negritas y vas a ver que en esta pareja todo el entusiasmo, la ilusión, las apuestas estan siempre de tu lado. Del lado de él parece más bien la comodidad, el dejarse llevar, el no querer perder nada. Pero él nunca puso todas las fichas sobre la mesa. Siempre se dejaba unas cuantas en el bolsillo, para seguir jugandolas por ahí. Vos decís que sabés que no te merecés esto, y estamos de acuerdo! Pero ¿estás segura que además de pensarlo lo sentís así? ¿Que no te queda en el fondo alguna duda de que él es capaz de cambiar, de convertirse en eso que vos soñas?

Porque te lo aclaramos. Eso no va a pasar. Bueno, no es imposible, pero es altamente improbable. Tenés que entender de una vez por todas que hagas lo que hagas él no va a cambiar. No porque no pueda cambiar, sino porque eso simplemente no depende de vos. Y a eso hay que resignarse.

El mejor consejo que podemos darte ahora Daniela, es que lo hables. Con tus amigas, con tu Psicóloga. Hablalo. No importa cuánta vergüenza te de, estamos seguras que nadie te va a juzgar tan duramente como vos misma. Pero hablarlo y pensarlo y repensarlo es lo único que te va a dar fuerzas para que puedas tomar la mejor decision. Si hay algún motivo por el cual vos no sientas que podés confiar en tu terapeuta para contarle esto, considerá buscar a otro profesional. Es siempre muy importante que puedas confiar en la persona que te atiende para que te dejes ayudar. ¡Si no no podemos hacer nada! Entendemos que tal vez confiar en este momento en que te sentis tan defraudada sea difícil, pero intentalo. Y no te juzgues tan duramente, Daniela. Todos nos equivocamos. Hiciste una apuesta muy fuerte, apostaste por la ilusión y perdiste. No es la muerte de nadie, ahora es cuestión de volver a empezar. Pero no igual, no desde el mismo lugar. La idea es que esto te sirva para aprender y la próxima poder apostar de otra manera. No quiere decir que no haya que apostar por la ilusión, solo hay que aprender a no hacerlo ciegamente. A tantear que del otro lado la apuesta sea parecida a la tuya. Porque si vos ponés todo, y el otro pone a medias las cosas siempre salen medio chuecas…

————————————————————————————————-

¿Y ustedes qué opinan? ¿Les pasó alguna vez algo así? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué le recomendarían a Daniela?

28
Jun
10

No puedo hacerme cargo…

Esta es la consulta que nos dejó Daniela S.* en el consultorio.

Hola tengo 28 años, conoci a Nicolás  hace siete años, nos pusimos de novios un año despues yo tenia 21 años y el 22, estuvimos cinco años de novios, nuestra relacion era bastante adolescente, nos costaba mucho planear algo juntos como irnos de vacaciones, no teniamos proyectos en comun y ninguno se precupaba realmente por lo que pasaba en la vida del otro. El ultimo año de noviazgo no fue muy bueno yo me fui a vivir sola y empece a tener muchas ganas de llevar la relacion un paso mas adelante y el no, si bien nunca me lo decia directamente siempre ponia excusas, y esto era motivo de pelea.
El pasaba mucho tiempo en mi casa, se bañaba, comia, miraba tv, hasta tenia las llaves! pero no aportaba economicamente ni tampoco se preocupaba por si yo necesitaba algo. En el verano de 2009 prendi mi computadora (que el tambien usaba) para revisar mis mail, y vi que el habia entrado a revisar los suyos el dia anterior, pero esa direccion de mail no era la que yo conocia, esa noche discutimos y nos separamos. Yo me quede obsesionada con esa cuenta de mail trate de todas formas de adivinar la contraseña o la pregunta secreta, hasta que dos meses despues lo logre. No estaba preparada para todo lo que lei, los contactos eran solo mujeres, habia mail de varias mujeres, pude enterarme que mantuvo una relacion paralela durante varios meses hasta que la chica (que dejaba bien en claro que sabia que el tenia novia) empezo a reclamarle mas tiempo y como el no se lo daba decidio terminar la relacion. Tambien habia mails que el enviaba a varias mujeres invitandolas a salir y haciendose el “galan”, yo imprimí los mails, lo llame para encontrarnos y le pedi explicaciones (nosotros tuvimos una situacion asi a los pocos meses de estar saliendo, yo me entere que habia ido a un boliche y habia estado con una chica, estuvimos peleados pero despues de unos dias lo perdone y continuamos la relacion) el no le dio importancia, senti que lo molestaba con mi reclamo, como si fuera desubicado de mi parte asombrarme, enojarme y pedir explicaciones al respecto. Asi que me fui sin ninguna respuesta. Seguimos viendonos algunos meses mas, a el le daba igual y yo sufria mucho.
En ese tiempo conoci a Pedro, era todo un “hombre”, era profesional, vivia solo, era educado, inteligente, respetuoso muy atento y muy cariñoso, por lo que decidi cortar definitivamente mi relacion con Nicolás y apostar a esto nuevo que estaba empezando y que me hacia muy bien.
Al mes de no darle mas lugar en mi vida a Nicolás él cambio de actitud, fue como si se enamorara de repente, todos me comentaban lo angustiado que estaba por las cosas que habia hecho, me venia a buscar al trabajo, me invitaba a irnos juntos los fines de semana largos para volverlo a intentar, me traia flores, cosas que nunca habia hecho, yo rechazaba todo, los primeros meses realmente no me importaba pero despues empece a extrañarlo hasta que un dia diez meses despues de que nos separamos le mande un mail, nos encontramos al otro dia, hablamos mucho, lloramos yo lo note cambiado, asi que decidi darnos una nueva oportunidad, termine mi relacion con Pedro, rescindi el contrato de mi departamento (yo vivia en zona sur), nos buscamos un departamento en capital y nos fuimos a vivir juntos, todo esto en un mes. Para mi fue una apuesta muy importante, siento que deje todo por nuestra relacion y realmente me sentia feliz por haberlo hecho. Tres meses despues de mudarnos el viajo a Mexico, ya tenia planeado este viaje (alla vive su hermano, su primo y un amigo) cuando volvio yo empece a sentir desconfianza, necesitaba asegurarme que el me habia sido fiel en ese viaje, un dia dejo el facebook abierto en nuestra computadora y yo se lo revise y lei un “mail” que le habia mandado a una chica en donde le pedia “perdon” y daba a entender que habian estado juntos. Yo lo encare y el me dice que es una chica con la que solo se dio unos besos, que ese mail se lo mando para “quedar bien” y para que no “jodiera mas”, hace dos meses de esto, nosotros seguimos viviendo juntos, pero no tenemos relaciones, y todos los proyectos en comun que teniamos ya no existen, al menos para mi.

(Sigue en la próxima…)

22
Jun
10

Preguntas

Esta es la pregunta que nos dejó alguien de manera anónima.

Recuerden que si quieren hacer preguntas anonimas las pueden hacer  por acá:  http://www.formspring.me/tuanalista

Hola, quisiera una opinión sobre una persona que hace doce años que concurre a la misma analista. ¿Es eso sano para el paciente?

Hola, gracias por preguntar!

Es medio difícil poder contestar algo general, habría que ver el caso en particular. Lo que te podemos decir es que ´malo´ para su salud mental,  es poco probable que sea. Puede que sea complicado en terminos de tiempo y dinero. Suponemos que si sigue yendo es porque lo necesita y que el profesional evalúa que es así. Muchos pacientes requieren de terapias largas, y en casos complicados de un acompañamiento muy prolongado. Si al paciente le preocupa o tiene dudas, siempre se puede consultar a otro profesional para que de su opinión, o charlarlo con el terapeuta.

Recordemos que los tiempos son siempre relativos, lo que uno puede resolver en meses a otro puede tomarle años. Y al fin y al cabo  la duración del tratamiento depende de los objetivos que cada uno tenga respecto de su terapia. Hay quienes van al consultorio buscando resolver un tema puntual, y en cuanto se resuelve pueden terminar la terapia. Otros tienen consultas más difusas o generales. Buscan estar mejor, entenderse, o resolver varias cuestiones distintas. O bien cuando se resuelve un tema puntual quieren profundizar más, o pensar otras cuestiones. Hacer un análisis completo puede tomar muchos años, sobre todo si la persona no tiene un objetivo definido.

Saludos!

————————————————–

¿Y ustedes que opinan? ¿Cuánto tiene que durar una terapia? ¿Qué es más importante para ustedes? ¿La duración, los resultados?

17
Jun
10

Que si… que no… (2)

Y sigue…

El tema es este ¿Por qué aparece en mi vida una y otra vez? ¿Por qué siempre dice que sí y después se arrepiente? Son cosas que no sé responder. Pero ¿yo que hago? ¿Sigo esperando hasta que me diga que si? ¿Y si lo borro de mi vida y se enoja? Pensé en borrarlo de mis contactos así no se entera nada de mi, pero va a pensar que soy una tonta por hacer eso, si no somos nada ni estamos peleados. Una vez me dijo que las cosas con su mujer no estaban bien y averigüe y es verdad. También me dijo que todavía tiene mis cartas y recuerda todo lo que vivimos juntos. Él no está casado, está en concubinato y con 1 hijo. Yo no estoy casada, estoy en concubinato y con 2 hijos. Estoy segura que si dejo pasar unos meses o lo cruzo alguna vez, vamos a volver a hablar del tema de hacer el amor, porque a él le cuesta decirme que no al principio, y luego lo analiza bien y se arrepiente. La última vez le dije: ¿Tanto te cuesta escribir 2 letras: si o no? Me parece que algo le pasa conmigo entonces.

Epílogo:

Hoy me conecte al con el mail que sólo tiene él pero no le escribí. Y él solo empezó a escribirme y me hacía preguntas:
que pasa? estas conectada con esta dirección porque? ¿con quién estas? Yo dije: sola. El pregunto si yo tenía cámara y yo le dije: no. qué? queres verme??? Él dijo: si, tenes si, asi hablamos bien. No tengo cámara dije, y me pidió que le mande fotos, pero no le mandé. Después dijo: el otro dia casi te llamo. Yo dije: por? Él dice: estaba por tu barrio, queria ver si andabas por ahi. Yo dije:  cómo si andaba por ahí? yo vivo acá y él dijo: si estabas en la calle.
Después me dijo: ahora vuelvo, pero quedo como conectado mucho tiempo y yo no le escribí nada.

Entonces, qué puedo pensar yo?? Para qué me dice esas cosas?

Clara, muchas gracias por contarnos tu historia. Es una historia interesante, en la que parece que nada, nunca se llega a concretar. Pero hay un gran problema, y es que nos parece que te estás haciendo las preguntas equivocadas. Te preguntas ¿Porqué lo hace? ¿Qué quiere? ¿Me quiere? Y es entendible que te preguntes eso. Uno siempre quiere saber que le pasa al otro. Pero creemos que sería mucho más productivo que te preguntes a vos misma:

-¿Qué quiero YO con él?

Porque nos da la sensación de que vos misma tampoco lo tenés claro. Las idas y venidas que contás no son solo de él, son de los dos. Los dos se dedican activamente a desconcertar al otro. A querer cuando el otro ya no quiere. A decir que no cuando el otro quiere. ¿No será que lo que los mantiene “juntos” es la fantasía de lo que no fue? ¿La sensación de lo imposible? ¿De lo prohibido? Porque es notorio que repentinamente las ganas (de los dos) desaparecen en cuanto el otro accede, o aparecen millones de excusas, muchas de ellas bastante inverosímiles. ¿Que será lo que atrae de ese jueguito? Clara, da la sensación que la historia que ustedes tienen está armada de fantasías y que no hay mucho más allá. Que los dos tienen miedo de concretar porque la realidad puede no ser tan agradable como la fantasía. Puede ser hasta frustante. ¡Si ustedes en el fondo casi no se conocen! Nos preguntamos que será lo que te empuja a buscarlo una y otra vez, aún cuando sabés perfectamente que nunca van a concretar. Que si no se escapa él, te escapas vos. ¿Será para ponerle un poco de pimienta a tu pareja? ¿Estarás un poco aburrida?

Volviendo a tus preguntas:

¿Para qué te dice esas cosas?

No tenemos ni la menor idea. Eso no lo podemos saber nosotras, Clara. Tendrías que preguntarselo a él, directamente, sin rodeos. Ahora, lo interesante sería pensar ¿Qué respuesta te gustaría escuchar? ¿Y que harías al respecto? ¿estarías dispuesta a algo más con él o es solo ese jueguito lo que te gusta?

Nos parece, Clara, que vos todavía no estás tan segura ni de una cosa ni de la otra.

Y es muy importante saber que no todos los porqués tienen una respuesta. Que a veces hay cosas que no tienen explicación. Que son así como son y así hay que aceptarlas… o dejarlas. A veces uno ( y sobre todo nosotras, las mujeres) nos enredamos pensando y pensando, tratando de entender el porque y el paraqué y el quelepasa al otro. Y a veces eso es como una trampa. No nos permite salir, despegarnos de eso y pensar qué nos pasa a nosotras con eso que “le pasa” al otro. No te enriedes Clara. ESO que tienen es lo que él tiene para ofrecerte. La pregunta es otra.

¿A vos te sirve? ¿Te alcanza? ¿Te hace bien?

Habrá que pensarlo bien… y ver que se hace al respecto.

————————————

¿Y ustedes que piensan? ¿Les paso o les pasa algo así? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué le recomendarían a Clara?

17
Jun
10

Que si… que no… (1)

Esta es la consulta que nos dejó Clara E* en el consultorio. Es medio larguita así que va en dos partes:

Hola. Les cuento. Hace 10 años conocí a un chico. Empezamos a hablar yo pero le aclaré que tenía novio y él también me dijo que también tenía novia pero insistía para estar conmigo y yo seguía negándome a un beso de él. Después lo veía todos los fines de semana, durante más de un mes creo, en el mismo lugar y siempre me insistía y yo nada. Me hacía sentir muy bien porque aunque no me besaba, me tomaba la mano, me abrazaba y me decía cosas lindas. Después de un mes, le dije que sí y ese fue nuestro primer beso. Pero como yo estaba preocupada porque en el boliche había amigos de mi novio, nos fuimos al auto de él. No pasó nada íntimo porque nos interrumpieron su hermano y sus amigos que salieron del boliche y llegaron al auto. A los 3 días, me llama para decirme que no daba, que ambos teníamos parejas, que hay enfermedades (!),  y no recuerdo que más. No apareció más por el boliche, ni su grupo de amigos. Yo lo llamé un par de veces y no me quiso atender. Pasó el verano, me separé de mi novio y lo llamé. Y me atendió muy bien y me dijo de vernos en 1 hora. Yo acepté, nos vimos e hicimos el amor. A los días lo llamé pero otra vez estaba medio cortante. Lo crucé a la semana, creo, él estaba en su auto y le dije que yo quería hacer el amor otra vez, y el dijo que mejor no. Me enoje un poco ese día, y me dijo: “subi que te llevo”, pero yo me fui caminando enojada. Al día de hoy me arrepiento de no haber subido al auto, porque seguro me lo dijo indirectamente, para que estemos juntos otra vez. Lo llamé después de ese día y me empezó a ignorar otra vez.
Pasaron los años, conocí a mi marido y un día antes de irme a vivir con él me cruce a este chico: Hola te como estas? te acordás de mi? yo ni me di cuenta quien era, estaba muy cambiado. Cuando me dijo quien era me mori! jaja y me quería matar! justo un día antes de ir a vivir con mi pareja lo vengo a cruzar? será una señal del destino??. Le conté más o menos que había pasado en esos 5 años que hacía que no lo veía. Me dijo que lo llamara y se sorprendió porque yo todavía sabía su teléfono. Nos despedimos con un beso muy cerca de la boca. Yo lo llamé a los días y no estaba y después no me animé a llamarlo más. Luego de unos meses me lo crucé otra vez y me dijo que por qué no lo había llamado, yo le explique lo llamé una sola vez  y me dió su nro de celular. Me pidió el mío pero le dije que no por mi marido. También le conté que tenía un hijo. No lo llamé e incluso perdí su nro de celular.
Un día, ya teniendo más de un año mi segundo hijo, busqué el nro de teléfono de este chico en la guía. Hablé con su mamá y me dijo que se había mudado, y me dió el celular de él. Le mandé un mensaje de texto y cuando le dije quien era yo, me dijo que se acordaba de mi, y me contó que estaba por tener un hijo. Después empezamos a chatear seguido, él me decía de vernos pero yo no podía, aunque quería. Empecé a averiguar todo sobre él, busque mucho en internet (y hasta el día de hoy lo hago, sin que él sepa todo lo que yo sé). Llego el día de vernos y él me empezó a hablar de la vez que hicimos el amor, como indirecta a que lo hagamos de vuelta. Pero yo le dije que no. Y me arrepentí. A partir de ahí fui yo la que empecé a buscarlo y él empezó a ignorarme. Asi estuvo un tiempo hasta que un día me volvio a hablar pero ya directamente hablábamos de hacer el amor, y él me decía cuando nos vemos, pero a mi no me daban los horarios. Cuando yo empecé a decir que sí, él no podía, decía que tenía que trabajar, y otras excusas. Un día le dije: No te espero más. Y le dejé de hablar  por casi un año.
Hace 2 meses le mandé un mensaje diciéndole que lo quería ver, que sólo para hacer el amor, que no le estaba pidiendo que deje a su mujer ni a su hijo, ni que yo iba a dejar a mi familia. El primero me hizo un par de preguntas, como si creía en dios, si no sentía culpa, si estaba segura, y luego de que yo le responda todo, aceptó mi propuesta. Estuvimos a punto de vernos, él me dijo que me confirmaba a la noche si me podía ver o no. Pero yo por apurada por querer saber la respuesta y por miedo de que me descubran mi infidelidad, lo llamé a la tarde y le dije que mejor no. Que lo dejemos para otro día. Luego no tuve noticias de él. Le mandé un mensaje para saber si nos veíamos y me dijo que no quería hacerme mal, que mejor dejar las cosas así, que no quería más líos en su vida. Y asi empezó a ignorarme otra vez, hasta que hace 2 semanas él me dijo que no tenía nada contra mi, que seamos amigos, que estaba todo bien, que no me ignoraba ni estaba enojado.

(sigue en la próxima…)

15
Jun
10

Divorcio con rehenes. (2)

Espero que puedan tratar el tema teniendo en cuenta que  “estan escuchando una sola campana”. El tema era parejas de padres tan peleados que en las separaciones no se dan cuenta que aniquilan a los chicos.

Besos, gracias por haber respondido el mail.

Saludos!

Claudio

Claudio nos dejó una inquietud bastante compleja. Es un tema muy importante porque en el medio de tanta pelea hay dos menores en juego que pueden terminar sufriendo mucho.

¿Porqué llegamos a estas situaciones?

Es muy difícil generalizar, pero diríamos que muchas veces tiene que ver con cierta dificultad para terminar el vínculo. La pelea constante nos permite seguir pensando en el otro y seguir teniendolo presente, casi como una negación de la separación. Seguimos estando con el otro. A veces es más difícil de lo que creíamos aceptar que eso se terminó. Implica iniciar un duelo que puede ser muy doloroso, no solo por la pérdida de aquella persona que amamos, sino por la pérdida de esos proyectos en común, del ideal de familia y de todo lo que veníamos construyendo. Puede ser muy doloroso para los dos. Incluso tan doloroso que alguno de los dos (o ambos) no estén dispuestos a dejarlo ir. Y la guerra es una manera de mantener el vínculo. Una manera horrible, está claro, pero es una manera al fin.

¿Cómo cortarlo?

Muchas veces no es fácil, pero creemos que el primer pasito sería poder aceptar, tolerar, duelar, esa pérdida. Entender que las cosas ya no van a poder ser tal como las planeábamos. Van a ser diferentes, ni mejores, ni peores, sino de otra manera. Esto va a implicar que los chicos tengan dos casas. Lo ideal es cuando los papás pueden ponerse de acuerdo y en buenos terminos decidir pautas es común para las dos casas. Horario, reglas, normas de comportamiento similares. Eso sería lo ideal. Pero en casos como el de Claudio (¡que hay muchos!) esto parece no ser viable. En ese caso, tal vez la mejor opción sea aceptar que uno no puede decidir que se hace cuando los chicos están en la casa del otro. Que esa es la mamá que elegimos para nuestros chicos y no la podemos cambiar, no importa cuánto critiquemos. Esa mamá va a hacer lo que considere que es mejor para sus hijos y eso vamos a tener que aceptarlo, al menos hasta que las aguas se calmen y podamos dialogar. Salvo que consideremos que alguna de las conductas de esa mamá son realmente riesgosas para los chicos, lo mejor es no intervenir. ¡Y esto no es fácil! Pero implica aceptar que nosotros ya no estamos presentes en esa casa. No meternos. Esto es importante, porque toda escalada de violencia es de a dos, Claudio. Lo que uno escucha es que en las parejas con estas dificultades siempre el que habla se muestra como víctima y el otro como victimario. Y no decimos que en tu caso no sea así, sino que estaría buenísimo que puedas pensar qué hacés vos para contribuir a esa escalada de violencia, ya que esas (las tuyas) son las únicas conductas sobre las cuales podemos intervenir. Lo que haga ella solo ella lo puede modificar (y esperamos que lo haga). Esto vale para cualquier escalada de violencia. Una escalada es como un círculo vicioso. O más bien como una espiral que se retroalimenta constantemente. La única manera de cortarla es no realimentarla. No avivar el fuego. Claudio, vos sos lo suficientemente lúcido para darte cuenta que de alguna manera la desvalorizás, o tus intervenciones la hacen sentir así. Suponemos que ella se siente desvalorizada y reacciona mal por eso (entre otras cosas). Entonces tenes que actuar en consecuencia. Tené cuidado con lo que decís y haces. Que no se sienta desvalorizada. Estamos seguras que en el fondo vos sabés que ella es una buena mamá con tus hijos. Hacéselo saber. Tal vez en este momento no sea fácil el diálogo. Pero se lo podés hacer saber con tus actos. Respetá sus decisiones, no te metas en cosas con poca importancia, nunca le hables mal a tus hijos de ella. Antes de discutir algún aspecto de la crianza de los chicos pensá: ¿Es realmente importante? ¿Es relevante? ¿Les cambia mucho la vida? ¿Vale la pena una pelea más? Muchas veces te vas a dar cuenta que estás subido al tren de la pelea y cualquier detalle insignificante parece volverse importante, solo para discutir. Obviamente esto no quiere decir que haya que ceder en todo. Pero como vos mismo decís, hay que pensar en los chicos. En lo que es mejor para ellos. Porque seguramente estos chicos ya están sufriendo bastante con la separación. Es muy importante que recordemos que son personitas, no objetos por los que uno puede pelear. No son un trofeo. En muchas cosas tal vez sea lo más razonable pedirles su opinión. Por supuesto los que deciden son los padres, pero los chicos tienen derecho a opinar, y a decir que les pasa. Hablá con ellos, escuchalos. Y por favor no les cuentes todos los detalles de la pulseada legal, las denuncias y las ordenes del juez. No les hables mal de la mamá porque es la única que tienen.

Y por último: No importa en lo más mínimo quién tiene la razón. Y en esto es probable que nunca se pongan de acuerdo del todo. Son dos personas distintas, viviendo dos situaciones completamente distintas, cada uno tiene su punto de vista y nos fácil que eso cambie. No se trata de tener la razon, sino de lograr un acuerdo razonable. Hay que negociar y para eso siempre hay que estar dispuesto a ceder un poco, a perder un poco. Siempre teniendo en cuenta qué es lo mejor para los chicos. Que no se convierta en una batalla de egos!

Sabemos que no es fácil y que por supuesto vos solo no vas a poder lograr cambiar completamente esta situación de un día para el otro. Pero al menos en algo va a ayudar que cambies tu posición. De a poquito las cosas se van a ir modificando. Es importante que busques ayuda para poder soportar la angustia que genera todo este proceso. Si estás haciendo terapia, mucho mejor!

————————————————————————–

¿Y ustedes qué opinan? ¿Estuvieron involucrados en una situación así? ¿Como padres, como hijos? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué consejo le darían a Claudio?

14
Jun
10

Divorcio con rehenes. (1)

Esta es la consulta que nos dejó Claudio M* en el consultorio.

Me encantaria, por un momento complicado por el que estoy pasando, que analicen el tema de las separaciones donde los padres estan tan pero tan enojados que no pueden ver el daño que le provocan a sus hijos.
Y cuando la escalada de cosas, sube y sube, hasta llegar a nivel
insospechados: llamados al 911, denuncias, etc.

Les agradezco cualquier pequeña puerta para ir desanudando la madeja.

Gracias!

¡Qué consulta difícil! Pensamos. Es cierto, es una situación muy frecuente y muy preocupante la de las parejas que están tan enojados, tan resentidos, tan dolidos por la separación que siguen peleando constantemente, en una escalada de violencia que necesariamente afecta a los chicos. Y que muchas veces los tiene como rehenes, o incluso como trofeos. ¿Cómo cortarlo? Nunca es fácil. Pero se nos hacía difícil pensarlo en un caso hipotético. Cada caso es distinto, y necesitaríamos saber un poquito más. Así que le contestamos el mail a Claudio:

Claudio: nos parece una idea buenísima. Pero para poder decir algo tal vez estaría bueno tener más datos.
¿Te animas a contarnos un poco más?

Por supuesto que se publica en forma anonima, con un seudónimo y sin datos.

Saludos!

Tus Analistas

A lo que Claudio nos contestó contandonos su historia. Dice así:

Hace dos años y dos meses me separe de Laura. Vivimos muchos años juntos. Cuando me fui a vivir con ella tenia a N. su hijo de su primer matrimonio que tenia cinco años y medio. El papá lo abandonó por completo y me hice cargo de esa crianza. Tuvimos dos hijos en comun que ahora tienen 11 y 7 años.

En el 2007 hice un tratamiento medico (un tratamiento para adelgazar que me cambio completamente la vida, llegue a pesar menos de la mitad de lo que habia pesado en mi peso maximo) que empezo a desestructurar fuertemente la pareja. Las discusiones se hicieron cada vez mas intensas y no lograbamos acuerdo en casi nada.

En Abril de 2008 decido (con intentos de algunas sesiones de terapia en conjunto) que no habia mucha reparacion que hacer y preferi irme de mi ex-casa, hablando con ella y con cada uno de mis hijos por separado.

Siempre cumpli con la cuota de alimentos y con el regimen de visitas y sin embargo, un papá tan activo y participativo de la vida de sus hijos (colegio, boletines, tarea, actividades los fines de semana, vacaciones juntos, etc) parece que a ciertos modelos de mamá no les venimos muy bien que digamos.

Si bien desde que nos separamos nos costo muchisimo congeniar en algo (larguisimos mails de un lado y del otro para dirimir cualquier situacion menor de los chicos, llamados telefonicos donde no nos poniamos de acuerdo en nada) ultimamente la cosa se hizo mucho peor.

Y si bien siempre hubo amenazas por parte de Laura con denunciarme a la policia por cualquier cosa, hace poco estas amenazas se hicieron realidad. Como un dia me quede con J. en mi casa me denuncio por tener todo un dia a mi hijo de rehen (sic) y como le pedi que me devolviese cosas que habian quedado en su casa le dijo a la policia que queria llevarme las cosas intempestivamente, que al dia siguiente ella me las daria y cuando fui al dia siguiente me dijo “lo pense bien y no se porque le dije eso a la policia, pero no te las doy a menos que vengas con una orden del juez” y sigue la lista.

Evidentemente se que una actitud tan participativa con los chicos tiene tambien el lado de que exijo muchas cosas. Quiero que ellos esten bien y soy bastante obsesivo con algunas cosas (prolijidad, ropa, utiles escolares, horarios, etc) y que esos pedidos ella los toma como una descalificacion a su tarea como mamá y como yo no trate de buscar otra forma de comunicacion, eso fue haciendo que esta “descalificacion” entendida por ella fuese generando mucha bronca.

Todo esto termino en una denuncia de violencia familiar en un Juzgado, con una orden de no acercamiento HACIA ELLA (no hacia lo chicos) lo cual es una locura a nivel operativo porque si no me puedo acercar a ella, ni llamarla por te, ni mandar mails, ni mensaje de texto, ni nada. Como hacer para comunicarme con mis hijos? Como hacer para verlos si no es por intermedio de terceros que llevan y traen a los chicos como “paquetes”?

La pregunta que realmente me interesaba que uds. trataran es: ¿Como puede ser que dos personas que compartieron un proyecto de vida juntos terminen lastimandose tanto en una guerra de poder a ver quien tiene la razon? Y que nada, ni el daño que le podamos hacer a nuestros propios hijos, limite la escalada de agresiones que se van dando cada vez con mas fuerza?

(sigue en la próxima…)




.: ¿Cuál es tu responsabilidad en aquello de lo que te quejas? :. -------------------------------------- Consultas: tuanalistaonline@gmail.com --------------------------------------
* Todos los nombres son ficticios. Además cambiamos la mayoría de los datos personales para mantener la confidencialidad de las consultas.

Querés preguntar algo y no te animás?

Hacé tu consulta anónima en: http://www.formspring.me/tuanalista

Estamos en Facebook

Pasaron por el Divan

  • 44,952 Pacientes
junio 2010
L M X J V S D
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 28 seguidores

Seguinos en facebook

Votanos acá:

http://lablogoteca.20minutos.es/tu-analista-17389/0 Premios 20Blogs
Nuestro blog en
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
donde dormir en castilla la mancha
Facebook