Posts Tagged ‘Culpa

24
Ene
11

En una gran encrucijada (2)

Es muy difícil opinar, casi sin conocerlos, pero como decimos siempre: esto es como un juego. Alejandro, no te lo tomes demasiado en serio, tomá de esto lo que te sirva.

Por lo que nos contás la situación es bastante delicada y hay muchos factores en juego, la distancia, el trabajo, los problemas psiquiatricos de la suegra, el apego de cada uno a su propia familia de origen y al lugar de residencia son temas a tener en cuenta. Cada uno debería pensarlos por separado y despues ponerlos en común para ver si pueden llegar a algun acuerdo. Respecto a la situación que nos contás con tu suegra nos parece importante decirte esto: vos tenés derecho a elegir. En realidad ella también, pero por lo que nos contás ella ya eligió. Eligió quedarse con ella, que no es una mala elección… pero no es la única. Los dos son grandecitos ya y nos parece que a esta altura de la vida, y de la relación (no nos queda claro si son 4 o 7 años de relación, pero en cualquier caso es bastante tiempo) estaría bueno poner las cosas claras. No se trata, como decían en algun comentario de un “no puedo” sino de un “no quiero”. Aunque si ella relamente “no puede” tal vez no sería mala idea que ella empiece una terapia para revisar esos impedimentos. Es cierto que uno tiene responsabilidades para con sus padres, pero todo tiene sus límites. Si se le está ofreciendo tanto apoyo emocional como terapéutico y la persona lo rechaza, siendo una persona adulta, las opciones son varias. Primero, uno podría considerar que se trata de un adulto, que está en condiciones de arreglarselas por si misma y que esa es su elección. O sea, si no acepta ayuda y puede sola, que se arregle sola. La segunda opción sería pensar que no puede sola pero todavía no puede aceptar ayuda. En ese caso uno puede sostenerla durante un tiempo determinado (y tal vez estaría bueno poner un plazo para que no se haga eterno) hasta que la señora esté en condiciones de aceptar ayuda… o arreglarselas solita. La tercera opción, si la señora no está en condiciones de aceptar ayuda, no puede sola y además puede representar un peligro (para sí o para terceros) sería internarla. Esta es siempre una decisión muy difícil en la cual tienen que estar de acuerdo los familiares con un médico psiquiatra y además considerar que sea lo mejor para la persona en cuestión, y no solo para evitarle los problemas a los familiares. Pero esta es una decisión que tu pareja tiene que tomar sola, o con el resto de su familia. Vos podés opinar, acompañarla, escucharla, pero es una decisión de ELLA.

Con esto te queremos decir que vos tendría que repensar TU posición. Porque lo que se lee en lo que nos contás es ¡mucha culpa! Por supuesto que la situación es muy difícil y estos extremos siempre generan culpa. Pero de ninguna manera es responsabilidad tuya que a ella le toque atravesar esta situación familiar complicada. Pensalo un poco, porque si ella elige quedarse sosteniendo a la madre en su enfermedad, es una elección de ella y vos podés estar de acuerdo o no, tener ganas de acompañarla o no. Una cosa es bancarse un familiar enfermo, otra muy distinta es hacerlo con la familia del otro. ¡Es entendible que no te cause gracia!

Lo que nos parece importante, Alejandro, es que si esta situación sigue trabada y ninguno de los dos puede tomar una decisión, tal vez estaría bueno que puedas empezar una terapia. Para preguntarte entre otras cosas porqué todo esto te genera tanta culpa. Alguien decía en alguno de los comentarios que estaría bueno que iniciaran una terapia de pareja. La verdad es que si, estaría bueno, pero por lo que nos contás es un poco difícil, sobre todo porque viven en dos ciudades distintas, a muchos kilómetros de distancia.

Esperamos que nuestra respuesta te haya servido de algo, al menos para repensar algunas cosas.

——————————-

¿Y ustedes qué opinan? ¿Que le recomendarían a Alejandro??

Anuncios
21
Ene
11

En una gran encrucijada (1)

Esta es la consulta que nos envio Alejandro M.* al mail del consultorio. Recuerden que pueden enviarnos su consulta a tuanalistaonline@gmail.com o por facebook. Y si no se animan y quieren hacerlo en forma anonima pueden entrar por formspring.
Estimadas,
Desde ya agradezco la presencia de este blog, del cual me enteré esta mañana al escuchar la radio.
Paso a contarles la situación en la que me encuentro: Vivo en Buenos Aires, y tras fallecer mi suegro hace 5 meses mi novia debió acompañar a su mamá (quién tiene graves trastornos de conducta, y además de recurrir al alcohol – desde mucho antes de fallecer su marido). Aclaro que ellas viven a 100 km de Buenos Aires. Yo por motivos personales que involucran stress laboral y el estado de salud de mi madre decidí radicarme en el interior (a más de 1000 km.). Amo a mi novia, es muy importante para mi, y yo lo soy para ella, pero estamos envueltos en una delicada situación que no nos permite estar juntos. Ella no puede dejar a su mamá y yo no puedo convivir con una persona asi, hay dias que son un verdadero delirio estar con alguien asi. Por otro lado me parte el alma verla a mi novia en esa triste situación. Intentamos ofrecerle a mi suegra algún tipo de terapia psicológica o psquiátrica, pero se niega rotundamente. Siento que si terminamos nuestra relación termino por “salvarme” solo yo y la condena a ella a una vida muy sufrida. Es realmente un momento dificil…
Espero haber sido claro.
Un gran saludo
Alejandro.
En cuanto recibimos su mensaje, le contestamos a Alejandro, pidiendole si podía darnos algunos datos más. Le preguntamos qué edades tenían ambos, cuánto hacía que estaban juntos y si había algún detalle más que quisiera contarnos. Esto fue lo que nos respondió:
Gracias por su pronta respuesta… Es cierto, no les mencioné ciertos detalles importantes. Ambos tenemos 33 años. Estuvimos 4 años de novios y 3 de pareja. Ella volvió con sus padres (creiamos momentáneamente y pasó un año) luego de quedarse sin trabajo. Ya que mi ingreso no podia sustentar a ambos.
En mi decisión de irme de capital y estar cerca de mi familia, espero que ella me acompañe, pero al no poder dejar a su mamá la vida nos presenta un gran problema. El conflicto se presenta al negarme a convivir con una persona asi. ¿Qué clase de hogar podemos construir con alguien de semejante desequilibrio psicológico y social bajo nuestro techo? El tema no es sencillo. No sé si soy del todo claro, pero esta es la primera vez en la vida que me encuentro tan desbordado…
Desde ya, les agradezco su atención
Alejandro.
Se trata de una consulta muy compleja, ya que hay muchos factores en juego. Antes de darle a Alejandro nuestra opinión, nos encantaría saber qué opinan ustedes, los lectores. ¿Alguno estuvo en una situación similar? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué le recomendarían a Alejandro?
06
Sep
10

No voy a dejar.

Les copio la respuesta que nos envió Lucas R.* al consultorio, luega de su consulta anterior (la pueden leer acá)

Hola, gracias por la respuesta.

No me imagino mi vida sin mi psicóloga, aún seguimos trabajando cosas, pero la ansiedad porque las cosas se resuelvan ahora, es decir: YA, me da una bronca impresionante.
Siento que si no voy a las sesiones me falta algo. En ese lugar al que yo llamo “el espacio blanco” puedo decir todo lo que se me ocurra, putear y berrinchear todo lo que yo quiera. Ella dice que me evado para no soltar esa bronca que tengo adentro, es una bronca que yo creo muy destructiva, tengo ganas de romper cosas. Volví a pensar el tema de dejar la terapia, y creo que no lo voy a hacer. Necesito mi espacio.
Sin embargo, como ustedes dicen, este espacio ya no es tan importante, o por lo menos ya no es el único, hay gente que me quiere, ya no es mi único refugio.
En cuanto al psicodrama, en cuanto se lo nombre y le mostré la tarjetita de ese Espacio Clínico, me preguntó: ¿cuantos años tiene la psicóloga con la que tuviste la entrevista? y le dije: no llega a 28 años, y además estaba embarazada.
Y me dijo que la carrera de psicología mas la especialización en el psicodrama llevaba varios años de estudio, y que en el Uruguay el psicodrama estaba en pañales. No sé si mi psicóloga habra sido objetiva, pero le creí (yo conocí ese lugar de psicodrama por Internet, y ella no confía en lo que se consigue por internet, a mi me parece que es una anti Internet total. No puedo creer que haya tanta chantada en materia de psicología. A los pacientes les llaman clientes. $$$$$$$$$$.
Ella me dijo al principio de la terapia, de que cuando termine la terapia podíamos salir a tomar un café de vez en cuando. Yo la quiero muchísimo y no me imagino vivir sin ella, sin contarle lo que me pasa o simplemente, exteriorizar mi desconformidad con la vida.
Mi madre murió cuando yo tenía 5 años, de cáncer.. mi padre me golpeaba, a mi hermano y a mí, tengo la bronca de haberme sentido como una basura, y no me quiero lo suficiente aún por culpa de todo mi pasado. Mi padre murió cuando yo tenía casi 20 años.
Hace 14 años que estoy en la Facultad, me cuesta estudiar. No tengo ganas de hacer las cosas, hago lo mínimo necesario, pero no puedo estar al mango, a full como yo quisiera. Me canso y me desconcentro.
Nací en la Argentina, pero por la dictadura mis padres decidieron viajar a Paraguay, donde vivían mis abuelos por parte de padre. Mi padre era Paraguayo. A los 3 años nació mi hermana. Dos años más y mamá murió.
Luego mi padre se enojó con mis abuelos y nos llevo a vivir con el a Uruguay. Pero no consiguió mantenernos mucho tiempo con el (3 años) y nos “devolvió” a Paraguay. Vivimos 4 años mas allá.
A mis 13 años nos volvió a traer con el, porque se casó con una señora 11 años mayor que él. Ella nos ayudó mucho. Se dió cuenta de que yo sufría y me mando a distintos psicólogos hasta que conocí a mi psicóloga actual.
Tuve un intento de suicidio a los 23 años. Pero me recuperé, conseguí trabajo. Hace 4 años mejoré al conseguir un trabajo vinculado a lo que estoy estudiando. Este año me estoy por casar.
Sin embargo parece que todo eso viniese gratis, sin esfuerzo y sin agrado, y me cuesta disimularlo. Me cuesta valorar lo “bueno” de la vida. Se que me están pasando cosas buenas. Pero me considero inferior a los demás o diferente (para mal), siento que cuando los demás me miran debo explicar porque estoy ahí. Es como no pertenecer a ningún lado. Son ellos y yo. Siento vergüenza de mi mismo.
Siento que los demás saben que soy una mierda. Eso me jode, mucho, no tienen idea de como.
Decidí seguir un poco más con la terapia. Pero no quiero sustituirla, es única. Desarmar el vinculo todavía no es posible, aunque no quiero estar toda la vida asi. No es normal. Y yo quiero ser normal.. (suena raro no?, ya se que nadie es normal) Saludos y gracias.
Lucas: Primero queremos agradecerte por tu respuesta. Realmente se nota que te tomaste el esfuerzo de responder y contarnos tus cosas, y la verdad es que es una satisfacción para nosotras tener un poquito de feedback. Muchos no lo hacen. La historia que nos contás es una historia muy dura, y no tiene mucho sentido decirte algunas cosas que ya habras trabajado o estarás trabajando en un tu espacio de terapia. Lo que es evidente es que en tu vida has tenido muchas dificultades muy tempranas con los vínculos, y que por eso nos parece que el vínculo con tu terapeuta se ha vuelto tan importante. Tal vez por esto mismo no sea todavía el momento de dejarlo. Seguramente te ha costado mucho construir esa relación de confianza, como debe pasarte también en otros ámbitos.
Nos parece buenísimo que puedas darte cuenta de lo que te pasa con los otros. Esto de sentirte menos, de la vergüenza y el no poder valorar tus cosas buena son temas que seguramente van de la mano con la perdida temprana de tu mamá y la violencia de tu papá, sumado a las constantes mudanzas y cambios de referencias. Es dificil poder confiar en uno si no podemos confiar  primero en los otros, si no podemos tener un marco estable de contención. Si no podemos relajarnos sin saber de donde van a venir los golpes. O donde nos vamos a despertar mañana. Pero no vamos a profundizar más en esto, que para eso está tu terapeuta. Respecto del psicodrama, es cierto que en el ámbito psi hay de todo, tanto bueno como malo, asi como en internet. Eso no quiere decir que el psicodrama sea necesariamente malo. Tal vez sea bueno para vos, si elegis un buen lugar. Habrá que averiguar. De todos modos tal vez quede para otro momento. Igualmente eso no quita que puedas experimentar con lo grupal y los vínculos en otros ámbitos. Por ejemplo podés probar algún taller de teatro o alguna otra actividad grupal, tal vez en la universidad o en algún centro cultural de tu barrio, que muchas veces tienen actividades gratuitas.
Y Lucas, sabemos que no es fácil para vos, pero tenés que poder confiar un poco más en vos mismo y tu capacidades. Se nota que haces las cosas con compromiso y con ganas, por lo menos eso es lo que se deja traslucir en tus escritos.
Saludos.
Y gracias.
10
Ago
10

me falta algo y no se qué es.

Esta es la consulta que nos mandó Oscar S.* al mail del consultorio. Recuerden que pueden mandarnos sus consultas a tuanalistaonline@gmail.com.
Este año me propuse dejar varios “malos” hábitos. Deje de fumar (me costó al principio pero creo que ya lo superé (creo)), empece a tomar menos alcohol (aunque hace 15 días que decidí dejar por completo), la cocaína (tomaba muy de vez en cuando, cuando me juntaba con determinadas personas que veo cada tanto), la marihuana (fumaba todos los días ahora cuando estoy solo).
Generalmente estas cosas las hago cuando estoy solo. Ya que tengo una mujer, hijos, trabajo, etc… (no soy un reventado).
Yo creo que es una especie de ansiedad que tengo, por lo menos yo le llamo asi. Que me impide hacer cosas.
Desde el otro día que deje el alcohol y ya no se que más dejar, se me dió por masturbarme. Lo peor es que me hace sentir mal. Me agarra una angustia… el tema es que no es una vez cada tanto, busco espacios, dejo de hacer cosas para hacerlo. Duermo capaz que tres horas por día pero si no me hago una no puedo dormir.
Además cuando tengo relaciones con mi señora, no la noto muy entusiasmada, incluso creo que lo hace porque le doy lástima. Ultimamente fantaseo con levantarme una chica por la calle (pero tengo la autoestima tan baja que no se como empezar una conversación (o no me animo)), hasta pensé en ir a una prostituta, pero me da vergüenza.
El problema no se si es ese o esta ansiedad que es como que me está haciendo laburar mal la cabeza. Me levanto cuando estoy durmiendo pensando que me estoy ahogando o que me va a agarrar un infarto.
Que debería hacer, pensé en agarrar otra vez algún hábito (porque no son vicios son hábitos), que por lo menos me tranquilizan un poco aunque me sienta para la mierda.
Tengo 36 años y cuando me imagino el futuro tengo miedo, porque se que me voy a morir y no le encuentro sentido a nada, aunque no soy un suicida ni nada por el estilo, me gusta vivir, disfruto dentro de todo, pero es como que me falta algo y no se que es. Como estar en el medio del oceano y desear, por lo menos, tener un salvavidas para agarrarse de algo que flote.
Gracias.
Bueno. Primero gracias por animarte a contarnos lo que te pasa. Entendemos que no te debe ser fácil. Vamos a intentar responderte algo, pero desde ya te aclaramos que este es un caso que excede las posibilidades de este medio. Si bien podemos decir algunas cosas para orientarte creemos que tu situación requiere de una intervención urgente por partida doble, iniciar un tratamiento psicológico y además una consulta con un psiquiatra para que te ayude a lidiar con esa ansiedad. Eso es algo con lo que evidentemente no podés seguir viviendo. Va a ser un poco difícil que nosotras te digamos qué es lo que te está causando tanta ansiedad. Él único que lo sabe sos vos. Pero para que vos puedas empezar a hablar de lo que te pasa va a ser muy importante que puedas aliviarla un poco primero. No sabemos qué fue lo que te decidió a dejar de una vez todos esos hábitos. Es probablemente cierto, como vos decis, que sean hábitos más que adicciones. Parecieran ser soluciones (precarias, pero soluciones aún) que fuiste encontrando para lidiar con eso que te pasa, eso que no podés manejar realmente que es esa angustia, ese vacío. No es malo que las hayas dejado porque esas soluciones provisorias son en sí mismas bastante dañinas y porque además te permitieron darte cuenta que tu problema no era ese sino otra cosa. Algo que te viene pasando hace muchos años. Habrá que tomarse el tiempo, con ayuda de un profesional y de la medicación adecuada, de ir pensando esa ansiedad, esos miedos de donde vienen. De dónde viene la angustia, el miedo a la muerte, cuánto hace que venís tratando de llenar ese vacío. Seguramente que esto tenga que ver con muchas cosas. Con las dificultades que estás experimentando en tu pareja, con algunos temitas de inseguridad y autoestima, con recuerdos de tu infancia o adolescencia. Habrá que permitirse revisar muchas cosas. Reacomodarlas. Repensarlas. Lo otro que nos parece muy importante que puedas detenerte a pensar es qué te pasa cuando estas solo. Si te fijas bien en el texto de tu consulta repetís varias veces “cuando estoy solo“. Incluso los miedos nocturnos seguramente tengan algo que ver con eso, con entregarse a ese vacío con el que uno se enfrenta al irse a dormir, con el que siempre estamos solos. Parece que tu ansiedad y tu “estar solo” están muy relacionadas. Habría que pensar cómo, cual es causa de cual y porqué. Respecto de lo que te pasa con la masturbación creemos que no hace falta decir mucho. Vos solito te das cuenta que eso es un intento de calmar tu ansiedad, pero que no funciona del todo. Que te causa culpa. Tal vez sería interesante poner a trabajar esa culpa. Pensar culpa con quién,  cuando, porqué. Pero como te decíamos antes, creemos que esto es algo que tenes que hacer con ayuda profesional, tanto psicológica como psiquiátrica.
Por favor avisanos si podemos ayudarte en algo o recomendarte a algun profesional.
————————————————————————————————–
¿Y ustedes qué opinan? ¿Les pasó o les pasa algo similar? ¿Cómo lo resolverían? ¿Qué le aconsejarían a Oscar?
17
Jun
10

Que si… que no… (1)

Esta es la consulta que nos dejó Clara E* en el consultorio. Es medio larguita así que va en dos partes:

Hola. Les cuento. Hace 10 años conocí a un chico. Empezamos a hablar yo pero le aclaré que tenía novio y él también me dijo que también tenía novia pero insistía para estar conmigo y yo seguía negándome a un beso de él. Después lo veía todos los fines de semana, durante más de un mes creo, en el mismo lugar y siempre me insistía y yo nada. Me hacía sentir muy bien porque aunque no me besaba, me tomaba la mano, me abrazaba y me decía cosas lindas. Después de un mes, le dije que sí y ese fue nuestro primer beso. Pero como yo estaba preocupada porque en el boliche había amigos de mi novio, nos fuimos al auto de él. No pasó nada íntimo porque nos interrumpieron su hermano y sus amigos que salieron del boliche y llegaron al auto. A los 3 días, me llama para decirme que no daba, que ambos teníamos parejas, que hay enfermedades (!),  y no recuerdo que más. No apareció más por el boliche, ni su grupo de amigos. Yo lo llamé un par de veces y no me quiso atender. Pasó el verano, me separé de mi novio y lo llamé. Y me atendió muy bien y me dijo de vernos en 1 hora. Yo acepté, nos vimos e hicimos el amor. A los días lo llamé pero otra vez estaba medio cortante. Lo crucé a la semana, creo, él estaba en su auto y le dije que yo quería hacer el amor otra vez, y el dijo que mejor no. Me enoje un poco ese día, y me dijo: “subi que te llevo”, pero yo me fui caminando enojada. Al día de hoy me arrepiento de no haber subido al auto, porque seguro me lo dijo indirectamente, para que estemos juntos otra vez. Lo llamé después de ese día y me empezó a ignorar otra vez.
Pasaron los años, conocí a mi marido y un día antes de irme a vivir con él me cruce a este chico: Hola te como estas? te acordás de mi? yo ni me di cuenta quien era, estaba muy cambiado. Cuando me dijo quien era me mori! jaja y me quería matar! justo un día antes de ir a vivir con mi pareja lo vengo a cruzar? será una señal del destino??. Le conté más o menos que había pasado en esos 5 años que hacía que no lo veía. Me dijo que lo llamara y se sorprendió porque yo todavía sabía su teléfono. Nos despedimos con un beso muy cerca de la boca. Yo lo llamé a los días y no estaba y después no me animé a llamarlo más. Luego de unos meses me lo crucé otra vez y me dijo que por qué no lo había llamado, yo le explique lo llamé una sola vez  y me dió su nro de celular. Me pidió el mío pero le dije que no por mi marido. También le conté que tenía un hijo. No lo llamé e incluso perdí su nro de celular.
Un día, ya teniendo más de un año mi segundo hijo, busqué el nro de teléfono de este chico en la guía. Hablé con su mamá y me dijo que se había mudado, y me dió el celular de él. Le mandé un mensaje de texto y cuando le dije quien era yo, me dijo que se acordaba de mi, y me contó que estaba por tener un hijo. Después empezamos a chatear seguido, él me decía de vernos pero yo no podía, aunque quería. Empecé a averiguar todo sobre él, busque mucho en internet (y hasta el día de hoy lo hago, sin que él sepa todo lo que yo sé). Llego el día de vernos y él me empezó a hablar de la vez que hicimos el amor, como indirecta a que lo hagamos de vuelta. Pero yo le dije que no. Y me arrepentí. A partir de ahí fui yo la que empecé a buscarlo y él empezó a ignorarme. Asi estuvo un tiempo hasta que un día me volvio a hablar pero ya directamente hablábamos de hacer el amor, y él me decía cuando nos vemos, pero a mi no me daban los horarios. Cuando yo empecé a decir que sí, él no podía, decía que tenía que trabajar, y otras excusas. Un día le dije: No te espero más. Y le dejé de hablar  por casi un año.
Hace 2 meses le mandé un mensaje diciéndole que lo quería ver, que sólo para hacer el amor, que no le estaba pidiendo que deje a su mujer ni a su hijo, ni que yo iba a dejar a mi familia. El primero me hizo un par de preguntas, como si creía en dios, si no sentía culpa, si estaba segura, y luego de que yo le responda todo, aceptó mi propuesta. Estuvimos a punto de vernos, él me dijo que me confirmaba a la noche si me podía ver o no. Pero yo por apurada por querer saber la respuesta y por miedo de que me descubran mi infidelidad, lo llamé a la tarde y le dije que mejor no. Que lo dejemos para otro día. Luego no tuve noticias de él. Le mandé un mensaje para saber si nos veíamos y me dijo que no quería hacerme mal, que mejor dejar las cosas así, que no quería más líos en su vida. Y asi empezó a ignorarme otra vez, hasta que hace 2 semanas él me dijo que no tenía nada contra mi, que seamos amigos, que estaba todo bien, que no me ignoraba ni estaba enojado.

(sigue en la próxima…)

11
Jun
10

Nunca me perdoné… (2)

es decir, no tengo de otra:

o hago el intento en serio por volver

o dejo de verlo

lo primero me parece imposible, lo segundo lo vengo intentando desde hace un año pero siempre termino enroscada de vuelta por no decir que la idea de no volver a estar con el nunca mas me pica un poco.

Cuando terminamos de leerlo nos quedaron algunas dudas. Así que le mandamos un mail a Erica pidiendole que nos contara dos cosas. Primero su edad, y en segunda instancia por qué pensaba que era tan imposible volver. Nos contestó:

Por qué me parece imposible? Soy de las que cree que la confianza no se retoma así como así, y fueron muchas vueltas la de ambos. Pasadas de raya mas que nada.
ah! Tengo 17 años.

Además Erica en otro mail nos contó que su primer relación sexual fue “no consentida, con alguien que terminó suicidandose”, por lo cual ella durante mucho tiempo sintió rechazo hacia los hombres. “No me gustaba nadie” cuenta. Agregamos este dato porque nos parece que puede ser muy importante para pensar esta consulta. No es cualquier cosa. Estamos hablando de una violación de una persona menor de edad, por un mayor, con la consecuencia de que esa persona terminó suicidándose. Esto podría tener dos consecuencias importantísimas, que tendríamos que evaluar para este caso. Primero: una dificultad importante para confiar en los otros. Sobre todo si son hombres, más aún si son mayores. Es dificil después de haber atravesado una situación así, no pensar que los otros son peligrosos, que siempre quieren abusar, lastimar, sacar ventaja. Para poder confiar en alguien es necesario suponer que el otro no va a hacernos daño. No adrede al menos. La segunda: Culpa. En los casos de abuso en menores de edad casi siempre se encuentra el condimento de la culpa, con o sin intervención del abusador. En muchos casos el abusador, para mantener el silencio del menos, directamente amenaza al niño con todas las cosas feas que le van a pasar a él o a su familia si lo dice. En otros casos es el mismo menor el que se siente culpable de la situación del abuso. O bien por haber “seducido” de alguna manera al abusador, o por haber consentido, por haber fantaseado y incluso tal vez por haberlo disfrutado un poco. O por haber hablado, o por haberse callado. Es importante recordar que un menor de edad no está en condiciones de ejercer su sexualidad plenamente (ni fisicas ni mentales) y por eso el adulto siempre es responsable. Es el responsable de cuidar a ese menor. Por eso el abuso está penado por la ley y si es menor de 14 años se considera estupro y es equivalente a violación, aún cuando no haya habido penetración. Pero aún así en muchos casos, queda una carga importante de culpa del lado de el/la menor abusados. Y pensemos que en este caso, para agravar aún más esa culpa, esa persona termina suicidándose. Complicado. Tenemos entonces, culpa y dificultades para confiar en el otro. Volvamos a tu consulta, Erica.

Vos contás que no pudiste disfrutar de la relación “como a la espera de algo malo”. No se si te das cuenta que esto tiene que ver con lo que veníamos hablando. Casi como si te merecieras algo malo. Como si no pudieras confiar en que el otro pueda ser bueno con vos. No te permitís disfrutarlo. Te sentías vulnerable por primera vez. Claro, estaba empezando a confiar en él. Y eso puede ser peligroso. ¡Da miedo! Entonces hiciste de todo para boicotear esa relación. Las cosas tenían que terminar mal. Lo peor de todo es que se te cumplió. Te engañó. Y lo interesante de todo es que vos decís:

Lo tome como una traición, una traición cometida por un amigo en quien confiaba. Senti culpa por haber depositado confianza en el y permitido que me lastime.

¿Te das cuenta de lo contradictorio de esa frase?

Cuando uno se siente traicionado no tiene culpa. Tiene bronca, odio, despecho. Pero no culpa. La culpa es del otro. ¿Porqué tenías culpa? Por haber confiado en él. Por eso no se tiene culpa, Erica. Cuando uno empieza una relación tiene que confiar. La gente es “inocente” hasta que se demuestre lo contrario. ¡Para vos el al revés! Ahora, si él te traicionó ¿Porqué tenías culpa? ¿La culpa de qué?

Después empezó el descontrol, y antes de juzgar, habría que pensar, como era ese descontrol, para qué, si realmente te divertía, si estabas tratando de probar algo. ¿Para qué? ¿Para quién? ¿A quién había que demostrarle algo? Habría que poder diferenciar si realmente se trataba de conductas autodestructivas o estabas tratando de apropiarte de tu sexualidad. Pero pareciera que hay algo que está medio en el borde, casi como buscando cierto riesgo. Esto es importante. No te decimos que no lo hagas, pero tené cuidado.

Si es claro que si siempre seguiste en contacto con él, por algo es. Es claro que el te quiere y quiere volver con vos. Y casi nos animaríamos a decir que vos también. Pero habría que ver qué pasa. Nos parece que lo que te enrosca es que tenés miedo de confiar en él, de ser vulnerable otra vez, de que te puedan lastimar, y por eso buscás relaciones en las que hay “jueguitos de poder”, relaciones en las que no pueden lastimarte porque no te mostras vulnerable. No querés ni te dejás querer. Pero esa es una apuesta que uno tiene que estar dispuesto a hacer. Hay que correr algunos riesgos en la vida, y sobre todo en el amor.

Igualmente todavía sos muy joven y tenes mucho por aprender. Erica, si no estás haciendo terapia creemos que es un muy buen momento para que vuelvas a empezar. ¡Tenes muchas cosas en qué pensar!

—————————————–

¿Y ustedes qué piensan? ¿Les pasó o les pasa algo similar? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué le aconsejarían a Erica?

11
Jun
10

Nunca me perdoné… (1)

Esta es la consulta que nos dejó Erica N.* en el consultorio:

Queria comentarles un poco de la caotica pseudorelacion en la que estoy enroscada, para analizarla y ver si tiene alguna explicación.

Hace un año y medio que comence mi primera relación, por primera vez senti atracción por un hombre más un caos de otras sensaciones que aun hoy me desconciertan. El era mi mejor amigo, casi diez años mayor (lo que le provocaba culpa al principio y no queria seguir)

En esa epoca empezaron mis problemas de salud, uno especialmente grave con cirugia mayor. Nuestra relación cambio, de algo pasional paso a tratarme como si fuera una muñeca de porcelana que se podia romper. Todo muy nuevo, no estaba acostumbrada a tanta atención ni a tanta felicidad. No lo disfrute como hubiera debido, como a la espera de algo malo; armaba lios por cualquier cosa, intentaba buscar excusas para terminar la relación, me sentia vulnerable por primera vez en mucho tiempo y lo odiaba, él me aguanto histerias infantiles con una sonrisa de bobo. A los seis meses, llegando de un viaje me dice que no podia mentirme: estuvo con otra.

Lo tome como una traición, una traición cometida por un amigo en quien confiaba. Senti culpa por haber depositado confianza en el y permitido que me lastime.

Creo que un problema es que nunca lo perdone ni me perdone a mi. Asi, fui a USA de vacaciones por dos semanas y conoci a alguien con quien comence mi segunda relacion tiempo despues que regresamos a la Argentina, duro poco, termine a los pocos meses porque no podia darle todo lo que me exigia (y que merecia)

El año lo inagure de manera descontrolada, no queria saber nada de relaciones pero aun asi hubo una lista de intentos, todas fracasadas. También, queriendo explorar termine buscando diversión para un rato y nada más, mi mejor amiga (la unica a la que mantenia al tanto) y mi ex solian hablarme de que eran conductas autodestructivas, se preocupaban de que podria pasarme algo. Hace unas semanas volvi a ver a alguien que conoci en un bar y se convirtio en un capricho, no por nada en especial pero habia un factor peligro que me llamaba la atención, el tiene mala fama... y comenzamos un juego de poder, con algo de sadismo. Mi ex no se como pero se entera de todos mis pasos y esta como loco, no quiere que lo siga viendo e intenta poner a mi amiga de su lado. Obviamente el se da mucha importancia, se mete demasiado cuando no somos nada. ¿O si? Durante todo este tiempo sin embargo nunca le deje de hablar, mantener contacto o de tener encuentros ocasionales siempre despues de peleas fuertes. Nunca desistio de volver, siempre estuvo al pendiente de lo que hacia. No volvio a meterse con nadie de manera estable, pero si intentaba por ejemplo ponerme celosa con otras. Luego de peleas y discusiones me planteo algo muy claro: si quiero él no va a ni “mirar” a nadie por el tiempo que diga, con la condición de que (y yo tampoco siga lo de la diversión con desconocidos) al cabo de ese tiempo volvamos

Otra cosa que me provoca vertigo es el que él no vaya a estar siempre disponible (por ejemplo si se mete en una relacion seria)

(sigue en la próxima)




.: ¿Cuál es tu responsabilidad en aquello de lo que te quejas? :. -------------------------------------- Consultas: tuanalistaonline@gmail.com --------------------------------------
* Todos los nombres son ficticios. Además cambiamos la mayoría de los datos personales para mantener la confidencialidad de las consultas.

Querés preguntar algo y no te animás?

Hacé tu consulta anónima en: http://www.formspring.me/tuanalista

Estamos en Facebook

Pasaron por el Divan

  • 45,536 Pacientes
noviembre 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 28 seguidores

Seguinos en facebook

Votanos acá:

http://lablogoteca.20minutos.es/tu-analista-17389/0 Premios 20Blogs
Nuestro blog en
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
donde dormir en castilla la mancha
Facebook