Posts Tagged ‘Deseo

10
Ene
11

no llego a cumplir mis metas.

Esta es la consulta que nos envió Gabriela N.* al mail del consultorio. Les recordamos que pueden enviarnos sus consultas o inquietudes a: tuanalistasonline@gmail.com.

hola! bueno… la verdad es q no se por donde empezar, espero q se entienda lo q quiero contarles.
estoy muy angustiada, varias veces en el mes me agarra mucha angustia y lloro y lloro. se q es lo q me pasa y a q se debe, el tema es q me cuesta cambiarlo. o mejor dicho no se como hacer para sentirme mejor.
mas q nada mi tristeza gira en torno a metas q me propuse y q no llego a cumplirlas.
me angustia sentir q cada vez esta mas lejos mi titulo de profesora, siento q no termina mas mi carrera!! me gusta es lo q elegi pero en vez de pensar q me faltan un par de materias me angustio porq siento q no llego mas. hace unos dias cumpli 27 años y para esta edad pensaba estar recontra recibida.
con mi marido alquilamos y eso hace q se nos dificulte juntar plata para una casa o terreno o para comenzar a planear con cosas en marcha para nuestra casa propia.
a esto se le suma mis deseos de ser madre y las trabas por la situacion economica.
tambien estoy bastante mal porq mi hermano es adicto y no se como ayudarlo, estuvo viviendo con nosotros hasta hace poco para realizar un tratamiento y alejarse del barrio y no hizo nada de lo q dijo q iba a hacer.
me da bronca estar pensando todo el tiempo en lo q no tengo, en el futuro y descuidar el presente con esta actitud… pero la verdad es q no se como cambiarlo.
muchas gracias

 

Querida Gabriela: Primero muchas gracias por enviarnos tu consulta y por confiar en nosotras. Al leer tu consulta nos damos cuenta que tenés razón, sabés cual es tu dificultad. Pareciera que lo tenés bastante claro. Pero muchas veces no alcanza con saber cuál es el problema para empezar a solucionarlo ¿No? La mayoría de las veces uno no lo sabe “donde lo tiene que saber”. Es decir, uno puede llegar a un entendimiento intelectual de la situación, pero con eso solo no alcanza. Hay que llegar a entenderlo desde otro lado, desde la piel, desde las tripas, desde algo más vivencial. Y para eso muchas veces es necesario entender no solo lo que pasa, sino también el cómo, y el porqué. Y para eso un tiene que poner a trabajar un montón de cosas. Pensar en la historia de uno, en los mandatos familiares, en los orígenes de esas exigencias. Porque está claro, y creemos que no hace falta que te lo digamos (pero igual lo vamos a hacer) que te das cuenta que lo que te angustia no son los resultados, sino tu propia exigencia. Cuando uno se pone metas, las metas son como un horizonte, como una brújula. Nos dan una dirección, nos orientan, pero no deberían tiranizarnos con exigencias de tiempos y plazos. Porque sabemos que las cosas no son siempre tal cual las planeemos, y porque además, por más que uno cumpla con sus metas, siempre hay otras que vienen después. Por ese siempre lo mejor es tratar de ser flexible con las metas. No imponerse metas demasiado difíciles, porque nos frustran, ni plazos demasiado rígidos, porque a veces los avatares de la vida nos van forzando a tomar caminos más largos, y hacer rodeos. Entonces lo ideal sería tratar de armarnos de metas más elásticas. Con objetivos a corto, mediano y largo plazo, que nos den siempre un margen de maniobra. Gabriela, la vida no es predecible, ni calculable. No todo se puede programar, ¡ni mucho menos controlar!

Claro que para esto hay que poder tolerar que hay cosas  (¡muchas!) que no están dentro de nuestro control, y esto no es fácil!

En conclusión, y como ya te habíamos adelantado en un mail, te recomendamos que busques ayuda, que empieces una terapia para tratar estos temas. Lo ideal sería que puedas empezar a preguntarte:

¿Porqué soy tan exigente conmigo misma?

¿De dónde me viene esa exigencia?

¿Para quién son esos objetivos?

————————————

¿Y ustedes qué opinan? ¿Les pasa o les pasó algo similar? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué le recomendarían a Gabriela?

 

07
Dic
10

Problemas en la cama. (1)

Esta es la consulta que nos mandó Fernanda A* por mail. Recuerden que pueden mandarnos su consulta a tuanalistaonline@gmail.com o por facebook.

Hola, La primera vez que les escribí, les conté una historia de una relación bastante viciosa.  Bueno, apareció alguien después de años de NADA, y todo bien, un hombre que me asumió de la nada, sin conocerme mucho, empezamos a salir y se dió, todo bien, caballeroso, pendiente de mí, sin ser avasallador, hombre grande 41 años, yo 43 años, venía de dos divorcios, un hijo, que no vive con él, su ex vive en otro país y su hijo.  Empezamos y en la cama fue un poco extraño el asunto, empezaba bien y luego, zas, no funcionaba, pero, no problema, al menos para mí, besos por 2 horas, hablar hasta el amanecer, primer fin de semana juntos por 3 días. Él hablándome mucho, contándome de su vida anterior, yo iba poco a poco, él ya al tercer día contándome que ya le había contado a su padre que estaba con alguien, que tal vez pronto iba de viaje a su país conmigo, (yo no me creía mucho ese tipo de hablada tan rápido) a conocerlos a ellos y su hijo, muchas atenciones, durante la semana, msjs vienen y van, de mucho cariño, llamadas telefónicas todas las noches, como pareja que se cuenta como estuvo su día a día, por varias semanas, nos volvemos a ver, otro fin, y todo bien, o en su casa, o en la mía, cocinar, comer, ver pelis, salir, y cuando de nuevo cama, lo mismo del principio, habían elementos que tal vez no hacían funcionar, yo con la menstruación, pero, todo bien, ningún stress, por lo menos hacía parecía.

Vienen días intensos de trabajo, por parte de los dos, más de él, se tiene que ir, es periodista, se va de viaje, una semana haciendo lo mismos detalles, msjs todo el día corazones, te extraño, creo que es muy pronto para decir me estoy enamorando, pero me esta pasando, todos así, hace años no suspiro y me doy cuenta que me esta pasando por vos, bueno, completamente enamorable, yo más tranquila solo respondía a sus msjs de una forma más calmada, pero, igual de pendiente, vuelve de ese viaje que era en el interior del país, y al otro día viaja de nuevo a Miami, todo igual, llamadas 2 o 3 veces al día, diciéndome quiero estar ya con vos, olerte, estar en tu cama, y todo así por el estilo, yo igual y más relajada ya contestaba de la misma manera, en algún momento me conto sus problemas con su ex, cuestión dinero, manipulaciones, y me decía te leo los e-mails porque vos sos mi pareja y quiero saber si mi comportamiento es de una mala persona o no, me los leía y yo, le dije, para mí es difícil de manejar esto, opinar sobre asuntos de dinero, porque mi realidad es otra para yo ganar menos de la tercera parte que le mandas a ese niño, tengo que trabajar en 5 trabajos, me parece difícil imaginarme que se hace con tanto dinero en un niño de 8 años, él estaba encontrando en mí, otro tipo de mujer, “supuestamente” estaba fascinado, yo le decía a ese niño lo están malformando, el dinero no es todo en la vida. Te toca cuando estés con él, cambiarle la cabeza, y darle otro tipo de cosas, amor, entrega y estar con él, el lo va a visitar cada 2 o 3 meses y se queda con el por un mes.  Bueno, vuelve de su último viaje un martes, cansado de casi 3 semanas de trabajo intenso, nos vemos hasta el viernes, pero, mientras tanto todo caminaba igual, a mí me parece que él esta acostumbrado a manejar sus relaciones afectivas fuertes, con el hijo, padres, así, telefónicamente, y me parecía extraño que conmigo estando a 25 min de su casa, nada en vivo, bueno nos vemos después de casi 18 días de no vernos, yo soy actriz él iba al teatro, cosa que me puso muy nerviosa y muy ilusionada, nerviosa porque era lindo que el conociera algo más de mí, de lo que soy, entonces llega, nos vemos y yo estoy super nerviosa, un poco distante, pero, para mí era lógico después de estar en una relación que en realidad en vivo habían sido tal vez 9 días de estar  juntos todo el resto había sido desde la distancia, bueno, con muchas ganas de verlo, pero, asustada, y pasa lo mismo empieza todo un poco distante de parte de los dos, yo un poco resentida por sentir que no entendía esa manera de relacionarse tan distinta a su manera de ralcionarse tan cariñosa por teléfono. Vamos a mi casa, y todo más frío, vuelve a pasar lo mismo en la cama, pregunto, yo a vos te gusto o no, me contesta por supuesto que sí, pero, te voy a decir algo que espero no lo tomes a mal, nunca he salido con una mujer tan tradicional en la cama, y zas, un balde de agua fría, antes de llegar a la casa el me da un regalo, unos calzones muy lindos, pero, nada tipo lencería sexi, solo lindos, el me dice te vas a bañar? Yo sí pero no te vas a ir, el me había dicho que al día siguiente iba a pasar todo el día en la cama, pues todavía estaba recansado, yo sí tenía que levantarme muy temprano, y entendí que no se iba a quedar a dormir conmigo, cosa que me desinflo, pero, bueno, todo bien, ya me estaba aflojando, me dice, me vas hacer un strip yo solo me reí, porque todavía no me sentía tan en confianza con el para hacerlo, si en realidad nos habíamos visto 8-9 veces y habíamos cogido unas tres, me pongo un calzón, pero, solo como para medírmelo, no en cuestión chica sexy, ataca, bueno, cuando me dice este asunto que soy una mujer formal cogiendo, se me baja todo, me dice yo estoy acostumbrado a mucho erotismo alrededor de las cogidas, con mis parejas anteriores todo ha sido un despelote, tríos, lencería, filmarnos y más, no te estoy culpando de nada, creo que el retorcido soy yo porque solo así me excito, y esta manera formal, no me excita, hablamos, le digo vengo con rollos, porque lo que he tenido anterior a esto ha sido eso solo sexo, y con vos me ha fascinado todo lo que parecía que se estaba construyendo, el día, el comer, el hablar, y le explico, no quería que esto se convirtiera en eso, solo sexo, igual yo sé que no soy para nada una mujer puritana en la cama, estaba aflojándome poco a poco, bueno le digo esas cosas se van dando, construyendo, dame chance, y él me dice no definitivamente no tenemos química y sé que realmente no quiero tener una relación sexual desde ese lugar, formal.

(sigue en la próxima—>)

 

06
Oct
10

¿Cómo se encuentra una profesión? (2)

Bueno, primero gracias a Sandra por confiarnos su consulta. Es una consulta un poco difícil de responder, ya que ninguna de las tres se especializa en asuntos de vocación, pero vamos a intentar responderla desde nuestro lugar de Analistas. Igualmente le enviamos tu consulta a una colega que hace orientación vocacional para ver si se animaba a escribirte una respuesta, si nos confirma estaremos publicando una tercera parte de tu consulta.

Veamos.

Nos preguntas:

Qué hago?? Debería cambiar realmente de profesión?? O solo cambiar de trabajo?? Como se encuentra una profesión??

Es una pregunta difícil y nos parece que se mezclan muchas cosas. Tratemos de separarlas. Por un lado nos parece que Trabajo, Profesión y Vocación son tres cosas bastante diferentes.

El trabajo es aquello que uno hace todos los días para ganarse el sustento. No siempre nos gusta, y a veces es bastante odioso, pero es necesario, salvo que uno tenga mucha suerte.

Una Profesión nos puede permitir una trabajo más especializado, y puede llegar a ser (aunque no siempre lo es) un intermediario entre el trabajo y la vocación. En el mejor de los casos uno elige una profesión que le gusta y si tiene suerte puede tener un trabajo más acorde a lo que uno desea. En general una profesión nos permite tener un trabajo mejor remunerado. Pero no siempre la Profesión la elegimos por Vocación, como vemos en tu caso y en muchos otros.

La Vocación es aquel trabajo o profesión que nos gusta mucho. Ese que sentimos “Es lo nuestro” y que podríamos estar toda la vida haciendolo, más allá de que ganemos dinero o no. Lo ideal es poder vivir de la vocación de uno, pero no siempre se da así. Hay gente que prefiere elegir lo vocacional aunque no le de mucho dinero, hay gente que prefiere elegir lo que le de más dinero, dejando de lado la vocación.

Lo ideal es que las tres cosas se den juntas. Ese sería el ideal de felicidad, tener trabajo de la profesión de uno, y que esta haya sido elegida por vocación, con el extra de ganar un buen dinero de eso. Sería lo ideal. Pero no es lo que le pasa a la mayoría, desgraciadamente. De hecho creo que solo una minoría muy pequeña puede hacerlo. Y aún así eso no garantiza que no hayan momentos de crisis.

Por lo que vos nos contás Sandra, elegiste una profesión en la que privilegiaste el ingreso económico antes que la vocación. No es que eso sea algo malo, para nada. De hecho hay mucha gente que lo hace. Simplemente toman su trabajo como un trabajo, y nada más que eso. En general es una postura que no es siempre fácil de sostener, pero se puede hacer. En todo caso uno decide hacer cosas más placenteras por fuera del horario laboral. Como vos bien decis, uno escribe, cocina, hace gimnasia, etcétera. Cada tanto se toma unas vacaciones, repone fuerzas y sigue adelante.  Y de última cuando la cosa se pone insoportable cambia de trabajo. A veces ayuda a cambiar de aires y tal vez otra empresa brinde nuevas posibilidades. Esa es una opción.

La otra opción sería animarse a hacer un cambio. Animarse a pensar en otro trabajo, u otra profesión. No es del todo cierto lo que decís que las cosas que te gustan no pueden hacer una profesión. Escribir puede llegar a ser una profesión. Cocinar también. Incluso “comprar”. Hay muchas profesiones que incluyen las “compras” como un area de especialización, hay una area de compras en toda empresa, pero además hay gente que se dedica a hacer compras para otros. A elegir cosas. Decoradores, personal shoppers, gente que se dedica a la estética, etc. Habría que pensarlo mejor. El tema es que hacer un cambio así requiere de un respaldo económico ya que no siempre uno puede ganar buen dinero desde el principio. A veces requieren de un tiempo, de una inversión. O bien uno puede empezar su propio proyecto despacito, de a poquito, en los tiempo libres, mientras uno sostiene su trabajo anterior.

Bueno, esas son las opciones que se nos ocurren. No deben ser tan originales y seguro son las mismas que se te venían ocurriendo a vos. Lo que te podemos decir es que por lo que leemos estás atravesando un momento de crisis. Tal vez en este momento estés en una situación diferente a la que tenías en el momento en que decidiste tu profesión y hay algunas elecciones que se pueden sostener en el tiempo, otras tal vez no. El punto sería ver qué es lo que te pasa a vos, lo que realmente querés. Nuestra recomendación sería que antes de tomar una decisión drástica como renunciar a tu trabajo intentes por un lado cambiar de empresa, a ver si el cambio de aire te ayuda, y por el otro estudiar algo. Que el trabajo no sea lo único ni lo más  importante en tu vida, que haya otras cosas que puedas hacer por puro placer. Estudiar diseño de interiores, como vos decís, o cocina tal vez sean buenas opciones. Después se verá si con eso podes armar tu propio proyecto y convertirlo en una profesión, o siguen siendo hobbies. Igualmente nos parece que estaría buenísimo que tengas tu propio espacio para pensar estas cosas. Si no estás haciendo una terapia estaría buenísimo que la empieces, porque como decís vos, si vas a hacer un cambio es mejor que lo hagas a los 30 que a los 40.

Esperamos haberte ayudado.

————————————————–

¿Y ustedes que piensan? ¿Les pasó algo así alguna vez? ¿Qué le recomendarían a Sandra?

17
Jun
10

Que si… que no… (2)

Y sigue…

El tema es este ¿Por qué aparece en mi vida una y otra vez? ¿Por qué siempre dice que sí y después se arrepiente? Son cosas que no sé responder. Pero ¿yo que hago? ¿Sigo esperando hasta que me diga que si? ¿Y si lo borro de mi vida y se enoja? Pensé en borrarlo de mis contactos así no se entera nada de mi, pero va a pensar que soy una tonta por hacer eso, si no somos nada ni estamos peleados. Una vez me dijo que las cosas con su mujer no estaban bien y averigüe y es verdad. También me dijo que todavía tiene mis cartas y recuerda todo lo que vivimos juntos. Él no está casado, está en concubinato y con 1 hijo. Yo no estoy casada, estoy en concubinato y con 2 hijos. Estoy segura que si dejo pasar unos meses o lo cruzo alguna vez, vamos a volver a hablar del tema de hacer el amor, porque a él le cuesta decirme que no al principio, y luego lo analiza bien y se arrepiente. La última vez le dije: ¿Tanto te cuesta escribir 2 letras: si o no? Me parece que algo le pasa conmigo entonces.

Epílogo:

Hoy me conecte al con el mail que sólo tiene él pero no le escribí. Y él solo empezó a escribirme y me hacía preguntas:
que pasa? estas conectada con esta dirección porque? ¿con quién estas? Yo dije: sola. El pregunto si yo tenía cámara y yo le dije: no. qué? queres verme??? Él dijo: si, tenes si, asi hablamos bien. No tengo cámara dije, y me pidió que le mande fotos, pero no le mandé. Después dijo: el otro dia casi te llamo. Yo dije: por? Él dice: estaba por tu barrio, queria ver si andabas por ahi. Yo dije:  cómo si andaba por ahí? yo vivo acá y él dijo: si estabas en la calle.
Después me dijo: ahora vuelvo, pero quedo como conectado mucho tiempo y yo no le escribí nada.

Entonces, qué puedo pensar yo?? Para qué me dice esas cosas?

Clara, muchas gracias por contarnos tu historia. Es una historia interesante, en la que parece que nada, nunca se llega a concretar. Pero hay un gran problema, y es que nos parece que te estás haciendo las preguntas equivocadas. Te preguntas ¿Porqué lo hace? ¿Qué quiere? ¿Me quiere? Y es entendible que te preguntes eso. Uno siempre quiere saber que le pasa al otro. Pero creemos que sería mucho más productivo que te preguntes a vos misma:

-¿Qué quiero YO con él?

Porque nos da la sensación de que vos misma tampoco lo tenés claro. Las idas y venidas que contás no son solo de él, son de los dos. Los dos se dedican activamente a desconcertar al otro. A querer cuando el otro ya no quiere. A decir que no cuando el otro quiere. ¿No será que lo que los mantiene “juntos” es la fantasía de lo que no fue? ¿La sensación de lo imposible? ¿De lo prohibido? Porque es notorio que repentinamente las ganas (de los dos) desaparecen en cuanto el otro accede, o aparecen millones de excusas, muchas de ellas bastante inverosímiles. ¿Que será lo que atrae de ese jueguito? Clara, da la sensación que la historia que ustedes tienen está armada de fantasías y que no hay mucho más allá. Que los dos tienen miedo de concretar porque la realidad puede no ser tan agradable como la fantasía. Puede ser hasta frustante. ¡Si ustedes en el fondo casi no se conocen! Nos preguntamos que será lo que te empuja a buscarlo una y otra vez, aún cuando sabés perfectamente que nunca van a concretar. Que si no se escapa él, te escapas vos. ¿Será para ponerle un poco de pimienta a tu pareja? ¿Estarás un poco aburrida?

Volviendo a tus preguntas:

¿Para qué te dice esas cosas?

No tenemos ni la menor idea. Eso no lo podemos saber nosotras, Clara. Tendrías que preguntarselo a él, directamente, sin rodeos. Ahora, lo interesante sería pensar ¿Qué respuesta te gustaría escuchar? ¿Y que harías al respecto? ¿estarías dispuesta a algo más con él o es solo ese jueguito lo que te gusta?

Nos parece, Clara, que vos todavía no estás tan segura ni de una cosa ni de la otra.

Y es muy importante saber que no todos los porqués tienen una respuesta. Que a veces hay cosas que no tienen explicación. Que son así como son y así hay que aceptarlas… o dejarlas. A veces uno ( y sobre todo nosotras, las mujeres) nos enredamos pensando y pensando, tratando de entender el porque y el paraqué y el quelepasa al otro. Y a veces eso es como una trampa. No nos permite salir, despegarnos de eso y pensar qué nos pasa a nosotras con eso que “le pasa” al otro. No te enriedes Clara. ESO que tienen es lo que él tiene para ofrecerte. La pregunta es otra.

¿A vos te sirve? ¿Te alcanza? ¿Te hace bien?

Habrá que pensarlo bien… y ver que se hace al respecto.

————————————

¿Y ustedes que piensan? ¿Les paso o les pasa algo así? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué le recomendarían a Clara?

17
Jun
10

Que si… que no… (1)

Esta es la consulta que nos dejó Clara E* en el consultorio. Es medio larguita así que va en dos partes:

Hola. Les cuento. Hace 10 años conocí a un chico. Empezamos a hablar yo pero le aclaré que tenía novio y él también me dijo que también tenía novia pero insistía para estar conmigo y yo seguía negándome a un beso de él. Después lo veía todos los fines de semana, durante más de un mes creo, en el mismo lugar y siempre me insistía y yo nada. Me hacía sentir muy bien porque aunque no me besaba, me tomaba la mano, me abrazaba y me decía cosas lindas. Después de un mes, le dije que sí y ese fue nuestro primer beso. Pero como yo estaba preocupada porque en el boliche había amigos de mi novio, nos fuimos al auto de él. No pasó nada íntimo porque nos interrumpieron su hermano y sus amigos que salieron del boliche y llegaron al auto. A los 3 días, me llama para decirme que no daba, que ambos teníamos parejas, que hay enfermedades (!),  y no recuerdo que más. No apareció más por el boliche, ni su grupo de amigos. Yo lo llamé un par de veces y no me quiso atender. Pasó el verano, me separé de mi novio y lo llamé. Y me atendió muy bien y me dijo de vernos en 1 hora. Yo acepté, nos vimos e hicimos el amor. A los días lo llamé pero otra vez estaba medio cortante. Lo crucé a la semana, creo, él estaba en su auto y le dije que yo quería hacer el amor otra vez, y el dijo que mejor no. Me enoje un poco ese día, y me dijo: “subi que te llevo”, pero yo me fui caminando enojada. Al día de hoy me arrepiento de no haber subido al auto, porque seguro me lo dijo indirectamente, para que estemos juntos otra vez. Lo llamé después de ese día y me empezó a ignorar otra vez.
Pasaron los años, conocí a mi marido y un día antes de irme a vivir con él me cruce a este chico: Hola te como estas? te acordás de mi? yo ni me di cuenta quien era, estaba muy cambiado. Cuando me dijo quien era me mori! jaja y me quería matar! justo un día antes de ir a vivir con mi pareja lo vengo a cruzar? será una señal del destino??. Le conté más o menos que había pasado en esos 5 años que hacía que no lo veía. Me dijo que lo llamara y se sorprendió porque yo todavía sabía su teléfono. Nos despedimos con un beso muy cerca de la boca. Yo lo llamé a los días y no estaba y después no me animé a llamarlo más. Luego de unos meses me lo crucé otra vez y me dijo que por qué no lo había llamado, yo le explique lo llamé una sola vez  y me dió su nro de celular. Me pidió el mío pero le dije que no por mi marido. También le conté que tenía un hijo. No lo llamé e incluso perdí su nro de celular.
Un día, ya teniendo más de un año mi segundo hijo, busqué el nro de teléfono de este chico en la guía. Hablé con su mamá y me dijo que se había mudado, y me dió el celular de él. Le mandé un mensaje de texto y cuando le dije quien era yo, me dijo que se acordaba de mi, y me contó que estaba por tener un hijo. Después empezamos a chatear seguido, él me decía de vernos pero yo no podía, aunque quería. Empecé a averiguar todo sobre él, busque mucho en internet (y hasta el día de hoy lo hago, sin que él sepa todo lo que yo sé). Llego el día de vernos y él me empezó a hablar de la vez que hicimos el amor, como indirecta a que lo hagamos de vuelta. Pero yo le dije que no. Y me arrepentí. A partir de ahí fui yo la que empecé a buscarlo y él empezó a ignorarme. Asi estuvo un tiempo hasta que un día me volvio a hablar pero ya directamente hablábamos de hacer el amor, y él me decía cuando nos vemos, pero a mi no me daban los horarios. Cuando yo empecé a decir que sí, él no podía, decía que tenía que trabajar, y otras excusas. Un día le dije: No te espero más. Y le dejé de hablar  por casi un año.
Hace 2 meses le mandé un mensaje diciéndole que lo quería ver, que sólo para hacer el amor, que no le estaba pidiendo que deje a su mujer ni a su hijo, ni que yo iba a dejar a mi familia. El primero me hizo un par de preguntas, como si creía en dios, si no sentía culpa, si estaba segura, y luego de que yo le responda todo, aceptó mi propuesta. Estuvimos a punto de vernos, él me dijo que me confirmaba a la noche si me podía ver o no. Pero yo por apurada por querer saber la respuesta y por miedo de que me descubran mi infidelidad, lo llamé a la tarde y le dije que mejor no. Que lo dejemos para otro día. Luego no tuve noticias de él. Le mandé un mensaje para saber si nos veíamos y me dijo que no quería hacerme mal, que mejor dejar las cosas así, que no quería más líos en su vida. Y asi empezó a ignorarme otra vez, hasta que hace 2 semanas él me dijo que no tenía nada contra mi, que seamos amigos, que estaba todo bien, que no me ignoraba ni estaba enojado.

(sigue en la próxima…)

11
Jun
10

Nunca me perdoné… (1)

Esta es la consulta que nos dejó Erica N.* en el consultorio:

Queria comentarles un poco de la caotica pseudorelacion en la que estoy enroscada, para analizarla y ver si tiene alguna explicación.

Hace un año y medio que comence mi primera relación, por primera vez senti atracción por un hombre más un caos de otras sensaciones que aun hoy me desconciertan. El era mi mejor amigo, casi diez años mayor (lo que le provocaba culpa al principio y no queria seguir)

En esa epoca empezaron mis problemas de salud, uno especialmente grave con cirugia mayor. Nuestra relación cambio, de algo pasional paso a tratarme como si fuera una muñeca de porcelana que se podia romper. Todo muy nuevo, no estaba acostumbrada a tanta atención ni a tanta felicidad. No lo disfrute como hubiera debido, como a la espera de algo malo; armaba lios por cualquier cosa, intentaba buscar excusas para terminar la relación, me sentia vulnerable por primera vez en mucho tiempo y lo odiaba, él me aguanto histerias infantiles con una sonrisa de bobo. A los seis meses, llegando de un viaje me dice que no podia mentirme: estuvo con otra.

Lo tome como una traición, una traición cometida por un amigo en quien confiaba. Senti culpa por haber depositado confianza en el y permitido que me lastime.

Creo que un problema es que nunca lo perdone ni me perdone a mi. Asi, fui a USA de vacaciones por dos semanas y conoci a alguien con quien comence mi segunda relacion tiempo despues que regresamos a la Argentina, duro poco, termine a los pocos meses porque no podia darle todo lo que me exigia (y que merecia)

El año lo inagure de manera descontrolada, no queria saber nada de relaciones pero aun asi hubo una lista de intentos, todas fracasadas. También, queriendo explorar termine buscando diversión para un rato y nada más, mi mejor amiga (la unica a la que mantenia al tanto) y mi ex solian hablarme de que eran conductas autodestructivas, se preocupaban de que podria pasarme algo. Hace unas semanas volvi a ver a alguien que conoci en un bar y se convirtio en un capricho, no por nada en especial pero habia un factor peligro que me llamaba la atención, el tiene mala fama... y comenzamos un juego de poder, con algo de sadismo. Mi ex no se como pero se entera de todos mis pasos y esta como loco, no quiere que lo siga viendo e intenta poner a mi amiga de su lado. Obviamente el se da mucha importancia, se mete demasiado cuando no somos nada. ¿O si? Durante todo este tiempo sin embargo nunca le deje de hablar, mantener contacto o de tener encuentros ocasionales siempre despues de peleas fuertes. Nunca desistio de volver, siempre estuvo al pendiente de lo que hacia. No volvio a meterse con nadie de manera estable, pero si intentaba por ejemplo ponerme celosa con otras. Luego de peleas y discusiones me planteo algo muy claro: si quiero él no va a ni “mirar” a nadie por el tiempo que diga, con la condición de que (y yo tampoco siga lo de la diversión con desconocidos) al cabo de ese tiempo volvamos

Otra cosa que me provoca vertigo es el que él no vaya a estar siempre disponible (por ejemplo si se mete en una relacion seria)

(sigue en la próxima)

25
May
10

el problema es arrancar.

Esta es la consulta que nos dejó Brenda U* en el consultorio:

Hola licenciadas!

Quería hacerles una consulta, bueno aqui va…

Últimamente ando bastante deprimida, he pasado por “bajones anímicos” en mi vida (tengo 26 años) pero es la primera vez que no logro levantarme por más que hable mis problemas con mis mejores amigas.

Les cuento un poco de mi vida:

Trabajo de administrativa, es bastante monótono, aburrido, pagan muy bien, tengo muchas posibilidades de ascenso y se podría decir que tengo trabajo de por vida, ya que rara vez despiden empleados.

Por el momento no estoy estudiando, estoy como tomando coraje para estudiar una carrera que no me convence pero es necesaria si quiero hacer una carrera en donde estoy trabajando, se podría decir que me resigné y voy a estudiar eso, que me  provee la parte económica para poder hacer lo que ahora se convirtió en mi “hobbie”.

Estoy en pareja hace dos años, conviviendo hace 1 año, pero vengo bastante mal, me siento muy cambiada y en el mal sentido, por ejemplo, solía ser muy sociable, tengo la suerte de  contar con los dedos de las dos manos mis amigos de confianza que fui encontrando en diferentes grupos, pero por un problema de celos fui dejando de ser así para no pelear, muy mal de mi parte lo sé, pero pasó sin darme cuenta. Ahora cambió la relación, mi pareja es mucho mas comprensible y no me pelea tanto… pero yo cada vez estoy más intolerante, me enojo por todo y con todos, compañeros de trabajo, amigos, conocidos, etc. Quiero aclarar que mi pareja es una persona excepcional, no puedo quejarme de nada en realidad, tenía sólo el problema de los celos por un tema de inseguridad gracias a malas experiencias, pero logró cambiarlo.

Engordé, me dejé estar, ando como sin ganas, aunque sigo saliendo y divirtiéndome con mis amigos y pareja. El problema es “arrancar”, me cuesta tener ganas de moverme, ando como amargada, antes era, mmm… como ponerlo, tenía más chispa, me la pasaba hablando, haciendo chistes, ahora las palabras no salen de mi boca, o si salen, digo alguna terrible “boludez” y termino sintiéndome bastante estúpida.

Lo positivo es que sé que tengo que hacer algo, y aunque diga que no, lo tengo bien en claro, la cuestión es que no me animo.

Sé que tengo que hacer ejercicio, sé que tengo que volver a lo que me apasiona y aunque sea hacerlo como “hobbie” para poder intentar hacer la otra carrera que no me gusta mucho y creo que lo mejor sería cortar con mi pareja porque, al fin y al cabo, no me hace bien seguir así. El problema es…. “arrancar”.

Espero una respuesta. Desde ya muchas gracias por leerme y ayudar a descargarme un poco.

Saludos!

Brenda.

Bueno, Brenda, gracias por mandarnos tu consulta!

Estuvimos pensando juntas a ver qué te podemos decir, y no es fácil porque no tenemos muchos datos. Pero intentaremos jugar con lo que hay.

Por lo que contás, hace un tiempo que venís limitandote, de alguna manera.  Abandonando muchas de las cosas que te gustan, dejándolas en suspenso. Postergándolas para un futuro incierto. Por ejemplo, respecto de tus estudios. Para sostener ese trabajo que te aburre, pero que te paga bien estás dispuesta a cambiar una carrera que te apasiona por una que te sirve pero no te gusta. Todo esto para tener un trabajo aburrido y monótono, de por vida. Esto es solo un ejemplo, pero estamos segura que algo similar te viene sucediendo en otros ámbitos de la vida, como la pareja, la familia, etc… Cada uno elige lo que más le gusta o lo que más le conviene y en eso nadie se puede meter. Pero el problema es que cuando resignamos todo lo que tiene que ver con nuestro deseo, después ¿de dónde sacamos las fuerzas para seguir? Brenda, los seres humanos somos seres impulsados por el deseo. Un día deseamos una cosa, en cuánto la conseguimos ya deseamos otra. -No era eso-, decimos y seguimos adelante, tironeados por el deseo como el conejo por la zanahoria. Pero si a todo lo que nos enciende el deseo le vamos diciendo que no… La vida empieza a ponerse gris, insulsa como una comida sin condimentar. ¿Y quién puede tener ganas de algo así? Es importante que empieces a replantearte algunas cosas. No te estamos diciendo que dejes ese trabajo que te da tanta seguridad. Pero al menos hacete algunas preguntas:

¿Qué es lo que me imagino en mi futuro?

¿Tengo proyectos, ideas, planes propios?

¿Me imagino una familia, una carrera, un hobbie?

¿Qué es lo que yo quiero para mí?

Preguntarte eso es importante para empezar a ver para donde enfocar tu brújula. Porque Brenda, no solo es importantísimo poder arrancar, sino también saber para donde correr. Nos parece que estás como en una encrucijada. En un punto donde se cruzan varios caminos. Y para poder arrancar hay que poder elegir. Elegir uno, y tolerar que elegir uno implica perder algún otro. Todo no se puede en esta vida.

Tal vez no sea mal momento para empezar una terapia. No es una urgencia pero pareciera que hay muchas cosas que tenés que empezar a repensar y tal vez un buen terapeuta te pueda orientar un poco.

———————-

¿Y ustedes que piensan? ¿Les pasó alguna vez algo así? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué consejo le darían a Brenda?




.: ¿Cuál es tu responsabilidad en aquello de lo que te quejas? :. -------------------------------------- Consultas: tuanalistaonline@gmail.com --------------------------------------
* Todos los nombres son ficticios. Además cambiamos la mayoría de los datos personales para mantener la confidencialidad de las consultas.

Querés preguntar algo y no te animás?

Hacé tu consulta anónima en: http://www.formspring.me/tuanalista

Estamos en Facebook

Pasaron por el Divan

  • 44,952 Pacientes
julio 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 28 seguidores

Seguinos en facebook

Votanos acá:

http://lablogoteca.20minutos.es/tu-analista-17389/0 Premios 20Blogs
Nuestro blog en
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
donde dormir en castilla la mancha
Facebook