Posts Tagged ‘Duelo

15
Mar
11

Qué hago con mi hijo?

Esta es la consulta que nos envió Bruno N.* al mail del consultorio. Recuerden que pueden enviarnos sus consultas a tuanalistasonline@gmail.com.

 

Les escribo por que mi hijo acaba de cumplir la mayoria de edad y ultimamente esta muy rebelde pero hoy me entere de su propia boca de que tenia un novio osea que el amigo con el que comparte que tiene 25 años. Pero me doy cuenta que es mas por que el tipo lo esta induciendo a eso no creo mucho que sea por iniciativa de mi hijo llevan con esa amistad 11 meses. Y dice que el ya eligio esa opcion de vida pero yo creo que es mas inducido  el no tiene ningun trauma de infancia ni nada parecido y somos una familia muy normal de buenos principios morales.

Que puedo hacer para que el retome su camino y sea un hombre en todo el sentido de la palabra.

Agradezco de antemano su valiosa colaboración

Bueno antes que nada, Bruno, muchas gracias por confiar en nosotras tu consulta. Vamos a intentar respondertela del modo más neutral posible, aunque no nos va a ser fácil porque tenemos una posición tomada, una posición que creemos es una posición ética respecto de este tema. Es simple, nosotras no creemos que la homosexualidad sea una patología, por lo tanto no pensamos que tenga que ver con algun trauma de la infancia, ni con una familia disfuncional necesariamente (aunque si tiene que ver con cosas de la infancia y de la familia). Qué dificil. A ver, lo primero que podemos decirte es que tu hijo ya es mayor de edad. Por lo tanto ya tiene derecho a empezar a elegir algunas cosas, sobre todo su orientación sexual. No creemos que se trate de un acto de rebeldía adolescente, sino más bien de una elección legítima. Pero supongamos que él lo está haciendo, como vos decís, un poco inducido por el amigo, un poco para rebelarse contra los padres. Podría ser. Si es así, lo peor que pueden hacer es luchar contra eso. Cuando más le digan que no, más testarudo se va a poner en su posición. Si era algo pasajero, con el tiempo va a ir pasando. Es mejor llevarle la corriente y estar abiertos para que el pueda hablar con ustedes y se sienta aceptado, tanto si cambia de posición como si la sostiene. Sino solo lo van a reforzar en su elección, aunque sea temporaria. Igualmente, Bruno, nos parece importante que tu mujer y vos puedan enteder que se trata de una elección válida, aunque no sea la que ustedes imaginaron para él ni la que prefieren. Es preferible que tu hijo sea un homosexual feliz, que un heterosexual forzado y reprimido. Tal vez sean ustedes los que tengan que hacer un esfuerzo por aceptarlo como es. Porque va a seguir siendo su hijo, y ustedes lo van a seguir amando, no importa que elecciones haga en su vida ¿No?

Bruno, si esto te angustia mucho (y es normal que así sea) tal vez puedas pedir una consulta con un profesional de la salud mental para que te ayude a elaborar este tema. No es fácil de aceptar que un hijo de uno elija un camino tan distinto al que uno soñó para él. Muchas veces implica una herida narcisista importante e incluso un trabajo de duelo por aquello que nos ilusionaba.

Pero bueno, como te decíamos al principio, nosotras tenemos una posición tomada respecto de este tema que tal vez no sea la que ustedes esperaban escuchar. Si es así, tal vez puedan charlarlo en otro ámbito. Tal vez en el religioso puedan encontrar una respuesta más acorde a sus creencias.

————————————–

¿Y ustedes qué piensan? ¿Qué le recomendarían a Bruno? ¿Qué harían en su lugar?

 

30
Ago
10

me cuesta terminar

Vamos a ocuparnos ahora de la consulta que nos envió de Lucas R.* al mail del consultorio. Recuerden que si quieren dejarnos su consulta lo pueden hacer a: tuanalistaonline@gmail.com

Hola soy Lucas, vivo en xxxx, tengo 34 años, mi consulta es:
Hace 9 años que voy a terapia psicoanalítica y me ha hecho bien, sali de lo peor y ahora puedo cubrir mis necesidades básicas y estoy bastante estabilizado.
El problema es que como soy muy tímido y no puedo hablar en público, por mi inseguridad, he buscado cambiar la terapia a psicodrama (mezclado con terapia grupal) con la idea de mejorar mi forma de vincularme con los demás. Me cuesta desvincularme de mi psicóloga actual porque la amo, es bella, es inteligente, etc. Además me cobra un arancel diferencial, que es la mitad del costo de una consulta. Ya me he contactado con 2 psicólogas que coordinan el grupo de psicodrama, y solo me queda decirle a la psicóloga que ya no quiero ir mas a la terapia (debo elegir una o otra, por el tema económico).
¿Qué hago?
No quiero sentirme mal, ni involucionar.
Gracias.
Lucas, gracias por mandarnos tu consulta.
Veamos. La pregunta “¿Qué hago?” es bastante difícil de responder. Nuestra función no es decirte que hacer, como mucho ayudarte a repensar tu consulta. Pero intentemos decirte algo. Lo primero que nos contas es que la terapia te ayudó a estabilizarte y a salir de lo peor. Por como lo contás nos da la sensación de que antes de esta terapia estaba muy mal,  que en algún momento esta terapia te sirvió para resolver muchas cosas, y que el vínculo con tu terapeuta se volvió algo muy importante en tu vida. Una especie de sostén. Lo que nos parece importantísimo es que antes de tomar esa decisión te detengas a pensar -más allá de que sea bella, inteligente, como decís- como va a ser tu vida sin esa terapia. ¿Todo sigue igual? ¿O todavía sentís que vas a necesitar ese sostén? Si te parece que vas a poder sin esa terapia, tal vez no sea mala idea cambiar un poco de estilo. Pero si no te imaginás seguir sin ella… volvelo a pensar. Tal vez no sea el mejor momento. Esto no quiere decir que una terapia sea para toda la vida. Sino que hay que pensar, para cada paciente, en cada situación, qué lugar ocupa la terapia y el terapeuta, y si es un lugar importante, ver cómo terminarlo sin que ese lugar quede vacío de golpe.
De todos modos, por como vos lo decís, parece que ya no es tan importante ese espacio, que ya una gran parte del trabajo está hecho.
Lo ideal, creemos, sería que puedas sostener los dos tratamientos al menos por un período de adaptación. Hasta que puedas evaluar si te sentis alojado en el nuevo espacio. Pero si esto no está en tu posibilidades te recomendaríamos que te tomes unas cuantas entrevistas para hablarlo directamente con tu terapeuta actual. Que se lo cuentes como nos lo contaste a nosotras, que parece un argumento bastante razonable. Se verá qué opina ella, que obviamente te conoce mucho más que nosotras. Lo ideal sería tratar de hacer un cierre de esa terapia, un proceso en el que puedas ir desarmando ese vínculo que alguna vez fue tan importante para vos. Este cierre tambien implica un pequeño duelo por ese espacio. Esto no quiere decir que tengas que despedirte para siempre. Estamos seguras que tu terapeuta te va a dejar las puertas abiertas para que puedas volver cuando lo creas necesario. Al menos eso es lo que nosotras haríamos en su lugar. Pero animate a hablarlo. A contarselo directamente, a pensarlo con ella. A escuchar sus opiniones. La decisión en última instancia es siempre tuya.
————————————————————————————-
¿Y ustedes qué opinan? ¿Les pasó alguna vez algo similar? ¿Les costó terminar algún vínculo que ya no creían necesario? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué le recomendarían a Lucas?
24
Ago
10

no puedo dejarlo ir

Esta es la consulta que nos dejó Romina A.* en el facebook del consultorio:

Es preciso creer en milagros???

Por qué me sigue afectando asi??? Sigue doliendo y pensé que lo habia dejado atrás… pero vuelve y vuelve. Y soy yo quien lo trae de vuelta. El ya hace un tiempo que dejo de “aparecer” porque le inventé que habia alguien más. Me sentí “aliviada” pero pasó el tiempo y empecé a extrañarlo de nuevo, a pensar en él otra vez. No puedo dejarlo ir del todo. Hay algún remedio o ya soy una causa perdida???
Y lo peor es que sigo repitiendo el patrón. Hombre con el que medio me engancho, me ilusiono y cuando creo que ya estamos por concretar… se esfuma.
Sé que es medio vago mi mensaje pero si me pongo a explicar todo termino en un océano en plena oficina.
Gracias de antemano por leerme.
Besos.

Romina, gracias por tu consulta. Como te comentamos en el mensaje estaría bueno que nos contaras un poco más para entender bien de que se trata lo que te está pasando. Pero igual con lo que nos contás algo se entiende. Veamos. Lo primero que nos contás es importante. Te das cuenta que sos vos la que lo trae de vuelta. Y es un buen comienzo. La primer pregunta que te tendrías que hacer es si de verdad querés olvidarlo. Tal vez la respuesta sea no, y en ese caso habrá que pensar otras cuestiones. Tenemos un vago recuerdo de tu consulta anterior, pero entre tantos seudónimos no recordamos exactamente cuál era, si querés nos decís. Pero por lo que recordamos suponemos que él no te trataba bien, o que estaba con otra. Habrá que pensar porqué accedes o toleras este tipo de relaciones. Porqué no te estás valorando para sentir que te merecés otra cosa.

Pero si querés olvidarlo, hay que pensar que el duelo es un proceso que a veces puede ser largo y doloroso. Un duelo normal puede durar desde meses, hasta uno o dos años, según que tan importante haya sido la relación. Y pensemos además que una relación puede ser muy importante tanto en la realidad como en la fantasía. Esto quiere decir que el duelo lo tenemos que hacer no solo por lo que perdimos realmente, sino también por los proyectos o fantasías que armamos con esa persona. ¿Qué significa hacer el duelo? Para cada uno es diferente. Según Freud el trabajo del duelo implica desasir la libido de los recuerdos del ser amado perdido*1. ¿Qué significa esto? La libido es la energía psíquica con la que todos recubrimos el mundo. Sobre todo la depositamos en aquellas cosas que amamos: la familia, la pareja, el trabajo, los proyectos. Una parte de esta energía debe quedar en uno mismo. Es lo que algunos psicólogos llaman la “auto-estima”. Cuando uno deposita demasiada energía en un ser amado nos pasa que cuando lo perdemos, sentimos que perdimos TODO. Una buena pregunta para empezar este trabajo es preguntarnos

¿Qué perdí con lo que perdí?

Si lo pensamos un poco nos vamos a dar cuenta que mucho de lo que perdimos con el otro en realidad tiene que ver con uno mismo. Que no siempre necesitamos del otro para esto. Por ejemplo uno podría pensar: -Estar con él me hacía sentir deseada. O me hacía sentir linda. ¿Ves como proyectamos cosas nuestras en el otro? No siempre necesitamos de otro para sentirnos deseadas, o lindas. Está bueno recuperar la capacidad de sentirnos lindas sin necesitar del otro. Ponernos lindas, mirarnos, disfrutar de eso. Este es solo un ejemplo, habrá que pensar como se aplica en tu caso, si es que se aplica.

Y de a poquito vamos despegando esa energía que teníamos estancada en el otro para volver a depositarla en uno mismo. Y antes que te quieras dar cuenta ya te olvidaste.

De todos modos el trabajo del duelo no siempre es fácil y a veces se puede complicar. Si sentis que es demasiado doloroso, o te cuesta mucho, no tengas miedo de consultar a un profesional. Para eso estamos

————————————————————————————————–

¿Y ustedes qué piensan? ¿Les pasó alguna vez como a Romina? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué le recomendarían?

*1 Sigmund Freud, Duelo y Melancolía.

29
Jun
10

No puedo hacerme cargo… (2)

(Y sigue…)

Aca es donde viene mi consulta, no se que hacer, sigo viviendo con el porque no queria tomar una desicion apresurada, yo puse muchas ilusiones en esta pareja y siento que no puedo hacerme cargo de la frustacion que me genera todo esto, me siento arrepentida de haber vuelto con el, (sensacion que no tengo en ningun otro aspecto de mi vida), me cuesta aceptar que esta sea la realidad, pero tengo bien en claro que no es esto lo que quiero para mi vida (mentiras, engaños, faltas de respeto, desconfianza etc…) pero tampoco me siento fuerte como para dejarlo, me cuesta mucho aceptar que esto haya vuelto a pasar y tomar una desicion al respecto.

Agradeceria mucho cualquier consejo que me puedan dar, este es un tema muy dificil para mi por lo cual no lo hable con nadie, ni con amigas ni con mi psicologa, ya que siento mucha verguenza.

Daniela, gracias por contarnos tu historia.

Lo primero que nos llamó la atención es el último parrafo de tu mail.

¿De qué tenés vergüenza?

En la historia que contás no hay nada de que avergonzarte, y menos que menos con tu psicologa o tus amigas. Si estás haciendo terapia tenés que poder hablar estos temas tan importantes para vos. Nos imaginamos que si esto te pasa es porque te sentís responsable de alguna manera de lo que pasó. Seguramente porque sabías conciente o inconcientemente que las cosas con Nicolás iban a terminar como terminaron, mal. Y debés estar preguntandote porqué, aún sabiendo que poco probable que él cambiara decidiste confiar en él y darle una nueva oportunidad. Bueno, ésta es una pregunta muy interesante y hay que seguirla pensando.

Fijate que vos decís que todavía no te mudaste porque no querés tomar una decision precipitada, y sin embargo para mudarte con él tomaste un decision  precipitadísima. Dejaste a Pedro, rescindiste el contrato y te mudaste ¡en un mes! Parece ser que la ilusión de recuperar todos esos proyectos que tenías con él fue más fuerte. Es posible que Pedro, por más perfectito que fuera, no te movilizara ni te ilusionara tanto como Nicolás. Y ese es un tema a tratar en terapia. Qué te pasaba con Pedro, qué con Nicolás. Habría que ver cuánto de ese maltrato de Nicolás no te atrae de alguna manera. No siempre nos atrae lo que nos hace bien. A veces, sobre todo a nosotras las mujeres, nos cuesta mucho entender que hay cosas que simplemente no dependen de nosotras. Daniela, una pareja es siempre de a dos. Fijate en las partes que te marcamos en negritas y vas a ver que en esta pareja todo el entusiasmo, la ilusión, las apuestas estan siempre de tu lado. Del lado de él parece más bien la comodidad, el dejarse llevar, el no querer perder nada. Pero él nunca puso todas las fichas sobre la mesa. Siempre se dejaba unas cuantas en el bolsillo, para seguir jugandolas por ahí. Vos decís que sabés que no te merecés esto, y estamos de acuerdo! Pero ¿estás segura que además de pensarlo lo sentís así? ¿Que no te queda en el fondo alguna duda de que él es capaz de cambiar, de convertirse en eso que vos soñas?

Porque te lo aclaramos. Eso no va a pasar. Bueno, no es imposible, pero es altamente improbable. Tenés que entender de una vez por todas que hagas lo que hagas él no va a cambiar. No porque no pueda cambiar, sino porque eso simplemente no depende de vos. Y a eso hay que resignarse.

El mejor consejo que podemos darte ahora Daniela, es que lo hables. Con tus amigas, con tu Psicóloga. Hablalo. No importa cuánta vergüenza te de, estamos seguras que nadie te va a juzgar tan duramente como vos misma. Pero hablarlo y pensarlo y repensarlo es lo único que te va a dar fuerzas para que puedas tomar la mejor decision. Si hay algún motivo por el cual vos no sientas que podés confiar en tu terapeuta para contarle esto, considerá buscar a otro profesional. Es siempre muy importante que puedas confiar en la persona que te atiende para que te dejes ayudar. ¡Si no no podemos hacer nada! Entendemos que tal vez confiar en este momento en que te sentis tan defraudada sea difícil, pero intentalo. Y no te juzgues tan duramente, Daniela. Todos nos equivocamos. Hiciste una apuesta muy fuerte, apostaste por la ilusión y perdiste. No es la muerte de nadie, ahora es cuestión de volver a empezar. Pero no igual, no desde el mismo lugar. La idea es que esto te sirva para aprender y la próxima poder apostar de otra manera. No quiere decir que no haya que apostar por la ilusión, solo hay que aprender a no hacerlo ciegamente. A tantear que del otro lado la apuesta sea parecida a la tuya. Porque si vos ponés todo, y el otro pone a medias las cosas siempre salen medio chuecas…

————————————————————————————————-

¿Y ustedes qué opinan? ¿Les pasó alguna vez algo así? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué le recomendarían a Daniela?

28
Jun
10

No puedo hacerme cargo…

Esta es la consulta que nos dejó Daniela S.* en el consultorio.

Hola tengo 28 años, conoci a Nicolás  hace siete años, nos pusimos de novios un año despues yo tenia 21 años y el 22, estuvimos cinco años de novios, nuestra relacion era bastante adolescente, nos costaba mucho planear algo juntos como irnos de vacaciones, no teniamos proyectos en comun y ninguno se precupaba realmente por lo que pasaba en la vida del otro. El ultimo año de noviazgo no fue muy bueno yo me fui a vivir sola y empece a tener muchas ganas de llevar la relacion un paso mas adelante y el no, si bien nunca me lo decia directamente siempre ponia excusas, y esto era motivo de pelea.
El pasaba mucho tiempo en mi casa, se bañaba, comia, miraba tv, hasta tenia las llaves! pero no aportaba economicamente ni tampoco se preocupaba por si yo necesitaba algo. En el verano de 2009 prendi mi computadora (que el tambien usaba) para revisar mis mail, y vi que el habia entrado a revisar los suyos el dia anterior, pero esa direccion de mail no era la que yo conocia, esa noche discutimos y nos separamos. Yo me quede obsesionada con esa cuenta de mail trate de todas formas de adivinar la contraseña o la pregunta secreta, hasta que dos meses despues lo logre. No estaba preparada para todo lo que lei, los contactos eran solo mujeres, habia mail de varias mujeres, pude enterarme que mantuvo una relacion paralela durante varios meses hasta que la chica (que dejaba bien en claro que sabia que el tenia novia) empezo a reclamarle mas tiempo y como el no se lo daba decidio terminar la relacion. Tambien habia mails que el enviaba a varias mujeres invitandolas a salir y haciendose el “galan”, yo imprimí los mails, lo llame para encontrarnos y le pedi explicaciones (nosotros tuvimos una situacion asi a los pocos meses de estar saliendo, yo me entere que habia ido a un boliche y habia estado con una chica, estuvimos peleados pero despues de unos dias lo perdone y continuamos la relacion) el no le dio importancia, senti que lo molestaba con mi reclamo, como si fuera desubicado de mi parte asombrarme, enojarme y pedir explicaciones al respecto. Asi que me fui sin ninguna respuesta. Seguimos viendonos algunos meses mas, a el le daba igual y yo sufria mucho.
En ese tiempo conoci a Pedro, era todo un “hombre”, era profesional, vivia solo, era educado, inteligente, respetuoso muy atento y muy cariñoso, por lo que decidi cortar definitivamente mi relacion con Nicolás y apostar a esto nuevo que estaba empezando y que me hacia muy bien.
Al mes de no darle mas lugar en mi vida a Nicolás él cambio de actitud, fue como si se enamorara de repente, todos me comentaban lo angustiado que estaba por las cosas que habia hecho, me venia a buscar al trabajo, me invitaba a irnos juntos los fines de semana largos para volverlo a intentar, me traia flores, cosas que nunca habia hecho, yo rechazaba todo, los primeros meses realmente no me importaba pero despues empece a extrañarlo hasta que un dia diez meses despues de que nos separamos le mande un mail, nos encontramos al otro dia, hablamos mucho, lloramos yo lo note cambiado, asi que decidi darnos una nueva oportunidad, termine mi relacion con Pedro, rescindi el contrato de mi departamento (yo vivia en zona sur), nos buscamos un departamento en capital y nos fuimos a vivir juntos, todo esto en un mes. Para mi fue una apuesta muy importante, siento que deje todo por nuestra relacion y realmente me sentia feliz por haberlo hecho. Tres meses despues de mudarnos el viajo a Mexico, ya tenia planeado este viaje (alla vive su hermano, su primo y un amigo) cuando volvio yo empece a sentir desconfianza, necesitaba asegurarme que el me habia sido fiel en ese viaje, un dia dejo el facebook abierto en nuestra computadora y yo se lo revise y lei un “mail” que le habia mandado a una chica en donde le pedia “perdon” y daba a entender que habian estado juntos. Yo lo encare y el me dice que es una chica con la que solo se dio unos besos, que ese mail se lo mando para “quedar bien” y para que no “jodiera mas”, hace dos meses de esto, nosotros seguimos viviendo juntos, pero no tenemos relaciones, y todos los proyectos en comun que teniamos ya no existen, al menos para mi.

(Sigue en la próxima…)

15
Jun
10

Divorcio con rehenes. (2)

Espero que puedan tratar el tema teniendo en cuenta que  “estan escuchando una sola campana”. El tema era parejas de padres tan peleados que en las separaciones no se dan cuenta que aniquilan a los chicos.

Besos, gracias por haber respondido el mail.

Saludos!

Claudio

Claudio nos dejó una inquietud bastante compleja. Es un tema muy importante porque en el medio de tanta pelea hay dos menores en juego que pueden terminar sufriendo mucho.

¿Porqué llegamos a estas situaciones?

Es muy difícil generalizar, pero diríamos que muchas veces tiene que ver con cierta dificultad para terminar el vínculo. La pelea constante nos permite seguir pensando en el otro y seguir teniendolo presente, casi como una negación de la separación. Seguimos estando con el otro. A veces es más difícil de lo que creíamos aceptar que eso se terminó. Implica iniciar un duelo que puede ser muy doloroso, no solo por la pérdida de aquella persona que amamos, sino por la pérdida de esos proyectos en común, del ideal de familia y de todo lo que veníamos construyendo. Puede ser muy doloroso para los dos. Incluso tan doloroso que alguno de los dos (o ambos) no estén dispuestos a dejarlo ir. Y la guerra es una manera de mantener el vínculo. Una manera horrible, está claro, pero es una manera al fin.

¿Cómo cortarlo?

Muchas veces no es fácil, pero creemos que el primer pasito sería poder aceptar, tolerar, duelar, esa pérdida. Entender que las cosas ya no van a poder ser tal como las planeábamos. Van a ser diferentes, ni mejores, ni peores, sino de otra manera. Esto va a implicar que los chicos tengan dos casas. Lo ideal es cuando los papás pueden ponerse de acuerdo y en buenos terminos decidir pautas es común para las dos casas. Horario, reglas, normas de comportamiento similares. Eso sería lo ideal. Pero en casos como el de Claudio (¡que hay muchos!) esto parece no ser viable. En ese caso, tal vez la mejor opción sea aceptar que uno no puede decidir que se hace cuando los chicos están en la casa del otro. Que esa es la mamá que elegimos para nuestros chicos y no la podemos cambiar, no importa cuánto critiquemos. Esa mamá va a hacer lo que considere que es mejor para sus hijos y eso vamos a tener que aceptarlo, al menos hasta que las aguas se calmen y podamos dialogar. Salvo que consideremos que alguna de las conductas de esa mamá son realmente riesgosas para los chicos, lo mejor es no intervenir. ¡Y esto no es fácil! Pero implica aceptar que nosotros ya no estamos presentes en esa casa. No meternos. Esto es importante, porque toda escalada de violencia es de a dos, Claudio. Lo que uno escucha es que en las parejas con estas dificultades siempre el que habla se muestra como víctima y el otro como victimario. Y no decimos que en tu caso no sea así, sino que estaría buenísimo que puedas pensar qué hacés vos para contribuir a esa escalada de violencia, ya que esas (las tuyas) son las únicas conductas sobre las cuales podemos intervenir. Lo que haga ella solo ella lo puede modificar (y esperamos que lo haga). Esto vale para cualquier escalada de violencia. Una escalada es como un círculo vicioso. O más bien como una espiral que se retroalimenta constantemente. La única manera de cortarla es no realimentarla. No avivar el fuego. Claudio, vos sos lo suficientemente lúcido para darte cuenta que de alguna manera la desvalorizás, o tus intervenciones la hacen sentir así. Suponemos que ella se siente desvalorizada y reacciona mal por eso (entre otras cosas). Entonces tenes que actuar en consecuencia. Tené cuidado con lo que decís y haces. Que no se sienta desvalorizada. Estamos seguras que en el fondo vos sabés que ella es una buena mamá con tus hijos. Hacéselo saber. Tal vez en este momento no sea fácil el diálogo. Pero se lo podés hacer saber con tus actos. Respetá sus decisiones, no te metas en cosas con poca importancia, nunca le hables mal a tus hijos de ella. Antes de discutir algún aspecto de la crianza de los chicos pensá: ¿Es realmente importante? ¿Es relevante? ¿Les cambia mucho la vida? ¿Vale la pena una pelea más? Muchas veces te vas a dar cuenta que estás subido al tren de la pelea y cualquier detalle insignificante parece volverse importante, solo para discutir. Obviamente esto no quiere decir que haya que ceder en todo. Pero como vos mismo decís, hay que pensar en los chicos. En lo que es mejor para ellos. Porque seguramente estos chicos ya están sufriendo bastante con la separación. Es muy importante que recordemos que son personitas, no objetos por los que uno puede pelear. No son un trofeo. En muchas cosas tal vez sea lo más razonable pedirles su opinión. Por supuesto los que deciden son los padres, pero los chicos tienen derecho a opinar, y a decir que les pasa. Hablá con ellos, escuchalos. Y por favor no les cuentes todos los detalles de la pulseada legal, las denuncias y las ordenes del juez. No les hables mal de la mamá porque es la única que tienen.

Y por último: No importa en lo más mínimo quién tiene la razón. Y en esto es probable que nunca se pongan de acuerdo del todo. Son dos personas distintas, viviendo dos situaciones completamente distintas, cada uno tiene su punto de vista y nos fácil que eso cambie. No se trata de tener la razon, sino de lograr un acuerdo razonable. Hay que negociar y para eso siempre hay que estar dispuesto a ceder un poco, a perder un poco. Siempre teniendo en cuenta qué es lo mejor para los chicos. Que no se convierta en una batalla de egos!

Sabemos que no es fácil y que por supuesto vos solo no vas a poder lograr cambiar completamente esta situación de un día para el otro. Pero al menos en algo va a ayudar que cambies tu posición. De a poquito las cosas se van a ir modificando. Es importante que busques ayuda para poder soportar la angustia que genera todo este proceso. Si estás haciendo terapia, mucho mejor!

————————————————————————–

¿Y ustedes qué opinan? ¿Estuvieron involucrados en una situación así? ¿Como padres, como hijos? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué consejo le darían a Claudio?

31
May
10

Le dí todo lo que tenía… (2)

Y bueno, aca estoy consultándoles, porque quiero sentirme bien, quiero olvidarlo, quiero estar bien para poder encontrar nuevas oportunidades, rehacer mi vida por completo, cumplir mis sueños de una familia con un hombre que me ame “para siempre”… Aunque alguien me dijo que para este sueño estoy en la época equivocada…….

Pero en fiinnn…quiero saber COMO y QUE hacer para poder vivir la vida sin sentirme mal, sin sentirme sola, sin tener ganas de llorar todo el tiempo, quiero poder levantarme con ganas, quiero poder hacer cosas sin miedo a que me hagan recordar y termine triste otra vez, quiero pasar los días sin pensar en él y sin que me afecte que hace o deja de hacer, porque no quiero volver a caer cuando lo vea con alguien mas, cosa que va a pasar tarde o temprano… quiero estar bien para ese momento!! Quiero volver a “llenar la cajita de sentimientos” que quedo vacia por completo… quiero volver a enamorarme y quiero ser feliz… creo que no pido tanto… pero no se como hacerlo!!!! No me esta saliendo bien por ahora!! Por eso les pido consejo, ayuda………

Les agradezco desde ya, espero que puedan guiarme un poco… esta muy buena esta propuesta que hacen…

Les dejo besos!

Julia.

Julia, gracias por dejarnos tu consulta. La verdad es que nos parece que tu forma de contar tu caso es muy clara y sobre todo muy acertada. Si volvés a leer tu consulta con atención verás que muchas de las respuestas ya las sabías de antemano. Es un caso que nos resulta muy interesante porque nos parece que puede servir de ejemplo para muchas otras personas que están atravesando una situación similar. Hay dos temas centrales.

El primero y el más claro es el tema del Duelo. Es cierto lo que vos decís, tu duelo no es solamente por él como persona, sino por todas las expectativas que vos depositaste en él, en el futuro compartido y en todos esos proyectos que habían empezado a armar juntos. Esto es así y es totalmente entendible. Y toma tiempo. Parece fácil decirlo ¿No? Pero en realidad es así. El duelo es un trabajo. Es el trabajo de ir recuperando de a poquito toda esa enegía que fuimos proyectando en el otro. Ir recuperandola para poder tenerla disponible para nuevos proyectos, nuevos amores, o incluso para volver a depositarla en uno mismo. ¿Cómo se hace? Y eso es lo más difícil, porque no hay recetas. Cada uno va encontrando su manera, pero sobre todo, lo más importante es darse el tiempo. No solo esperar que el tiempo pase sino darse el tiempo. Darse el tiempo para llorar, para recordar, para permitirse estar triste. Para ir desgastando aquellos recuerdos así como el agua desgasta a las piedras. Nada es eterno. Pero sobre tiempo darte tiempo para vos. Para empezar a ir recordando de a poquito todas aquellas cosas que fuiste relegando por estar con él. Viejas amistades medio olvidadas, gustos propios, actividades que te gustaban pero dejaste de hacer, tus espacios, tus tiempos. La idea es volver a conectarte con vos misma. Sobre todo antes de empezar a buscar nuevos candidatos, porque no hay manera que vos puedas estar bien con otro si no recordas lo que era estar bien sola. A la familia habrá que decirle que tenga paciencia. Que esto es un proceso y que toma tiempo.

El segundo tema que queríamos plantearte, Julia, está en relación con ese “dar todo”. Es cierto que cuando uno se enamora, casi sin darse cuenta,  va cediendo cada vez más. Pero creemos que en una relación saludable nunca es bueno “dar todo”. Porque como vos decís, uno se queda sin “nada para uno” y sobre todo, si pierde al otro las cosas se complican. Y eso hace que uno se vuelva extremadamente dependiente y tal vez termine por agotar la relación. No estamos queriendo decir que haya sido responsabilidad tuya. Ni siquiera sabemos si fue así lo que pasó. Es solo una hipótesis. Pero creemos que es un buen momento para que empieces a pensar estas cosas. En una relación uno da y recibe. A veces hay quien da más, o quien recibe más de lo que da. Pero la idea es ir tendiendo hacia el equilibrio. Que los dos puedan dar mucho, y recibir mucho, pero que cada uno tenga un espacio personal. Un espacio que no se comparte, donde cada uno pueda mantener gustos, amigos, proyectos, actividades individuales. De cada uno. Es decir, que haya una parte de la energía (libido, decimos los psicoanalistas) que quede en uno mismo, en los intereses de uno. Que no todo esté puesto en el otro, por un lado para no frustrarnos cuando el otro no responde de la misma manera, por otro para no quedarnos sin nada cuando perdemos al otro. No está mal que quieras un amor para toda la vida. No queremos decirte que eso no exista, Julia, pero convengamos que hoy en día, no es lo más habitual. Y la mejor manera de mantener una pareja por muuucho tiempo es una cierta libertad compartida. Algo de independencia que oxigene esa pareja. Porque sino hasta la pareja más unida se va consumiendo con el tiempo.

Tal vez sería un buen momento de buscar un espacio para que puedas reflexionar y trabajar estas cuestiones. No es que no puedas hacerlo sola, pero si tenés ganas podés buscar ayudar de un profesional que te acompañe y te guíe en ese proceso.

————————

¿Y ustedes que piensan? ¿Cómo resolvieron ustedes sus duelos? ¿Qué consejo le darían a Julia?




.: ¿Cuál es tu responsabilidad en aquello de lo que te quejas? :. -------------------------------------- Consultas: tuanalistaonline@gmail.com --------------------------------------
* Todos los nombres son ficticios. Además cambiamos la mayoría de los datos personales para mantener la confidencialidad de las consultas.

Querés preguntar algo y no te animás?

Hacé tu consulta anónima en: http://www.formspring.me/tuanalista

Estamos en Facebook

Pasaron por el Divan

  • 44,952 Pacientes
julio 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 28 seguidores

Seguinos en facebook

Votanos acá:

http://lablogoteca.20minutos.es/tu-analista-17389/0 Premios 20Blogs
Nuestro blog en
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
donde dormir en castilla la mancha
Facebook