Posts Tagged ‘Separación

28
Sep
10

¿Todo tiene un FINAL? (2)

María, tus consultas son muy interesantes y esperamos que en estos días hayas podido ver las reacciones que causaron las preguntas que dejamos en facebook. Hay muchas respuestas encontradas y la verdad es que no son preguntas fáciles de responder.

Por si no lo viste te dejamos los links acá:

¿Existe el amor para toda la vida? (1), (2)

Alguna vez una de nosotras leyó en un libro (desgraciadamente no recuerda cual) un texto muy interesante, que planteaba que el “amor para toda la vida” era cosa de otra época. No porque ahora no fuera posible, sino porque  en otra época la gente se comunicaba por cartas, que demoraban muchos días y tenían muchas dificultades para llegar, los noviazgos eran larguísimos, con eternas esperas que inflamaban la pasión y el deseo. Una vez que llegaban a casarse vivían juntos para “toda la vida”, es decir hasta los 40 o 50 años, ya que no existían los antibióticos y menos que menos la complejidad de la medicina actual. No había celulares, ni msn, ni facebook. Y encima en muchos casos el marido se iba a la guerra y la mujer se quedaba esperandolo, suspirando y tejiendo mañananitas… Era otra cosa.

¿Qué queremos decir con esto? ¿Qué el amor para toda la vida no es posible?

Imposible no es, María. Pero con seguridad es más difícil. Vivimos en la sociedad de la inmediatez, donde todo es efímero y altamente fluctuante. Estamos acostumbrados a que todo sea rápido y ya, y que si algo no nos satisface ´lo tiramos y compramos otro´. Es la época de lo descartable. Algo similar pasa con las relaciones. Por supuesto que no a todos nos pasa lo mismo. Pero tenemos que entender que tener una relación larga es un trabajo de todos los días y es de a dos. Requiere de mucho compromiso y no es algo que va a estar dado de entrada.

Te habíamos planteado una diferencia entre el amor y el enamoramiento. Creemos que lo entendiste bien, pero vamos a tratar de aclararlo por las dudas.

El ENAMORAMIENTO es ese primer momento de las relaciones, ese en el que tenemos mariposas en la panza y estamos pendientes del teléfono, a ver si nos llama o no nos llama. En ese primer momento, el otro es perfecto, es el ideal. Esto sucede porque al no conocerlo tanto nos funciona como pantalla, permitiendonos proyectar todo lo que buscamos en su persona. Es ese momento en el que se dice que “el amor es ciego”. Obviamente este período tiene una duración limitada. Por suerte no es para toda la vida, sino seríamos bastante idiotas y nunca conoceríamos bien a quien tenemos al lado. Puede durar unos meses, incluso un año o más. Pero generalmente es menos.

¿Qué pasa cuando se termina el enamoramiento?

En ese momento empezamos a abrir los ojos y ver los defectos del otro. Esos que estaban ahí, pero uno no veía. Y acá hay dos posibilidades:

1. Lo que vemos no nos gusta. No podemos tolerar que tenga esos defectos, o que tenga tantos. Las cosas que nos molestan son demasiado importantes, o no son negociables. Nos ponemos irritables y peleamos. Puede que intentemos solucionarlo, y tenemos charlas y discusiones tratando de cambiar al otro, pero no lo logramos. Sufrimos. Finalmente nos separamos.

2. Algunas de las cosas que vemos no nos gustan demasiado. Pero podemos tolerarlas o el otro acepta intentar modificarlas. Son negociables. Seguimos con la relación y esto puede dar paso al amor.

El AMOR entonces es esa relación que se establece una vez pasado el enamoramiento. Cuando uno es conciente de las virtudes y defectos de la pareja y aún así lo elige. Es esa relación que permite pensar en un futuro juntos y en proyectos compartidos. Esta relación implica un trabajo constante. Un trabajo de elegirse todos los días, de tratar de resolver los problemas y las dificultades que vayan surgiendo en el día a día. De ir renovando el compromiso. Pero el amor no se mantiene constante. Puede sufrir vaivenes, la situación de la pareja va cambiando con las distintas situaciones que van atravesando juntos y cada uno por separado y muchas veces estos cambios pueden hacer tambalear la continuidad de la pareja. Muchas veces se pueden resolver, con comunicación, compromiso y ganas. Y otras no.

Entonces ¿Puede durar para toda la vida?

Es posible. Pero no es fácil. Esto no quiere decir que la dificultad sea debida al azar, al tener “buena suerte” al elegir la pareja. La dificultad implica un trabajo en común, y mucho compromiso.

Esperamos haber ayudado con tu consulta. Aunque sabemos que la respuesta que vos querés escuchar no te la podemos dar, simplemente porque no la tenemos!

Saludos

Tus Analistas

—————————————————–

¿Y ustedes qué opinan?

15
Jun
10

Divorcio con rehenes. (2)

Espero que puedan tratar el tema teniendo en cuenta que  “estan escuchando una sola campana”. El tema era parejas de padres tan peleados que en las separaciones no se dan cuenta que aniquilan a los chicos.

Besos, gracias por haber respondido el mail.

Saludos!

Claudio

Claudio nos dejó una inquietud bastante compleja. Es un tema muy importante porque en el medio de tanta pelea hay dos menores en juego que pueden terminar sufriendo mucho.

¿Porqué llegamos a estas situaciones?

Es muy difícil generalizar, pero diríamos que muchas veces tiene que ver con cierta dificultad para terminar el vínculo. La pelea constante nos permite seguir pensando en el otro y seguir teniendolo presente, casi como una negación de la separación. Seguimos estando con el otro. A veces es más difícil de lo que creíamos aceptar que eso se terminó. Implica iniciar un duelo que puede ser muy doloroso, no solo por la pérdida de aquella persona que amamos, sino por la pérdida de esos proyectos en común, del ideal de familia y de todo lo que veníamos construyendo. Puede ser muy doloroso para los dos. Incluso tan doloroso que alguno de los dos (o ambos) no estén dispuestos a dejarlo ir. Y la guerra es una manera de mantener el vínculo. Una manera horrible, está claro, pero es una manera al fin.

¿Cómo cortarlo?

Muchas veces no es fácil, pero creemos que el primer pasito sería poder aceptar, tolerar, duelar, esa pérdida. Entender que las cosas ya no van a poder ser tal como las planeábamos. Van a ser diferentes, ni mejores, ni peores, sino de otra manera. Esto va a implicar que los chicos tengan dos casas. Lo ideal es cuando los papás pueden ponerse de acuerdo y en buenos terminos decidir pautas es común para las dos casas. Horario, reglas, normas de comportamiento similares. Eso sería lo ideal. Pero en casos como el de Claudio (¡que hay muchos!) esto parece no ser viable. En ese caso, tal vez la mejor opción sea aceptar que uno no puede decidir que se hace cuando los chicos están en la casa del otro. Que esa es la mamá que elegimos para nuestros chicos y no la podemos cambiar, no importa cuánto critiquemos. Esa mamá va a hacer lo que considere que es mejor para sus hijos y eso vamos a tener que aceptarlo, al menos hasta que las aguas se calmen y podamos dialogar. Salvo que consideremos que alguna de las conductas de esa mamá son realmente riesgosas para los chicos, lo mejor es no intervenir. ¡Y esto no es fácil! Pero implica aceptar que nosotros ya no estamos presentes en esa casa. No meternos. Esto es importante, porque toda escalada de violencia es de a dos, Claudio. Lo que uno escucha es que en las parejas con estas dificultades siempre el que habla se muestra como víctima y el otro como victimario. Y no decimos que en tu caso no sea así, sino que estaría buenísimo que puedas pensar qué hacés vos para contribuir a esa escalada de violencia, ya que esas (las tuyas) son las únicas conductas sobre las cuales podemos intervenir. Lo que haga ella solo ella lo puede modificar (y esperamos que lo haga). Esto vale para cualquier escalada de violencia. Una escalada es como un círculo vicioso. O más bien como una espiral que se retroalimenta constantemente. La única manera de cortarla es no realimentarla. No avivar el fuego. Claudio, vos sos lo suficientemente lúcido para darte cuenta que de alguna manera la desvalorizás, o tus intervenciones la hacen sentir así. Suponemos que ella se siente desvalorizada y reacciona mal por eso (entre otras cosas). Entonces tenes que actuar en consecuencia. Tené cuidado con lo que decís y haces. Que no se sienta desvalorizada. Estamos seguras que en el fondo vos sabés que ella es una buena mamá con tus hijos. Hacéselo saber. Tal vez en este momento no sea fácil el diálogo. Pero se lo podés hacer saber con tus actos. Respetá sus decisiones, no te metas en cosas con poca importancia, nunca le hables mal a tus hijos de ella. Antes de discutir algún aspecto de la crianza de los chicos pensá: ¿Es realmente importante? ¿Es relevante? ¿Les cambia mucho la vida? ¿Vale la pena una pelea más? Muchas veces te vas a dar cuenta que estás subido al tren de la pelea y cualquier detalle insignificante parece volverse importante, solo para discutir. Obviamente esto no quiere decir que haya que ceder en todo. Pero como vos mismo decís, hay que pensar en los chicos. En lo que es mejor para ellos. Porque seguramente estos chicos ya están sufriendo bastante con la separación. Es muy importante que recordemos que son personitas, no objetos por los que uno puede pelear. No son un trofeo. En muchas cosas tal vez sea lo más razonable pedirles su opinión. Por supuesto los que deciden son los padres, pero los chicos tienen derecho a opinar, y a decir que les pasa. Hablá con ellos, escuchalos. Y por favor no les cuentes todos los detalles de la pulseada legal, las denuncias y las ordenes del juez. No les hables mal de la mamá porque es la única que tienen.

Y por último: No importa en lo más mínimo quién tiene la razón. Y en esto es probable que nunca se pongan de acuerdo del todo. Son dos personas distintas, viviendo dos situaciones completamente distintas, cada uno tiene su punto de vista y nos fácil que eso cambie. No se trata de tener la razon, sino de lograr un acuerdo razonable. Hay que negociar y para eso siempre hay que estar dispuesto a ceder un poco, a perder un poco. Siempre teniendo en cuenta qué es lo mejor para los chicos. Que no se convierta en una batalla de egos!

Sabemos que no es fácil y que por supuesto vos solo no vas a poder lograr cambiar completamente esta situación de un día para el otro. Pero al menos en algo va a ayudar que cambies tu posición. De a poquito las cosas se van a ir modificando. Es importante que busques ayuda para poder soportar la angustia que genera todo este proceso. Si estás haciendo terapia, mucho mejor!

————————————————————————–

¿Y ustedes qué opinan? ¿Estuvieron involucrados en una situación así? ¿Como padres, como hijos? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué consejo le darían a Claudio?

14
Jun
10

Divorcio con rehenes. (1)

Esta es la consulta que nos dejó Claudio M* en el consultorio.

Me encantaria, por un momento complicado por el que estoy pasando, que analicen el tema de las separaciones donde los padres estan tan pero tan enojados que no pueden ver el daño que le provocan a sus hijos.
Y cuando la escalada de cosas, sube y sube, hasta llegar a nivel
insospechados: llamados al 911, denuncias, etc.

Les agradezco cualquier pequeña puerta para ir desanudando la madeja.

Gracias!

¡Qué consulta difícil! Pensamos. Es cierto, es una situación muy frecuente y muy preocupante la de las parejas que están tan enojados, tan resentidos, tan dolidos por la separación que siguen peleando constantemente, en una escalada de violencia que necesariamente afecta a los chicos. Y que muchas veces los tiene como rehenes, o incluso como trofeos. ¿Cómo cortarlo? Nunca es fácil. Pero se nos hacía difícil pensarlo en un caso hipotético. Cada caso es distinto, y necesitaríamos saber un poquito más. Así que le contestamos el mail a Claudio:

Claudio: nos parece una idea buenísima. Pero para poder decir algo tal vez estaría bueno tener más datos.
¿Te animas a contarnos un poco más?

Por supuesto que se publica en forma anonima, con un seudónimo y sin datos.

Saludos!

Tus Analistas

A lo que Claudio nos contestó contandonos su historia. Dice así:

Hace dos años y dos meses me separe de Laura. Vivimos muchos años juntos. Cuando me fui a vivir con ella tenia a N. su hijo de su primer matrimonio que tenia cinco años y medio. El papá lo abandonó por completo y me hice cargo de esa crianza. Tuvimos dos hijos en comun que ahora tienen 11 y 7 años.

En el 2007 hice un tratamiento medico (un tratamiento para adelgazar que me cambio completamente la vida, llegue a pesar menos de la mitad de lo que habia pesado en mi peso maximo) que empezo a desestructurar fuertemente la pareja. Las discusiones se hicieron cada vez mas intensas y no lograbamos acuerdo en casi nada.

En Abril de 2008 decido (con intentos de algunas sesiones de terapia en conjunto) que no habia mucha reparacion que hacer y preferi irme de mi ex-casa, hablando con ella y con cada uno de mis hijos por separado.

Siempre cumpli con la cuota de alimentos y con el regimen de visitas y sin embargo, un papá tan activo y participativo de la vida de sus hijos (colegio, boletines, tarea, actividades los fines de semana, vacaciones juntos, etc) parece que a ciertos modelos de mamá no les venimos muy bien que digamos.

Si bien desde que nos separamos nos costo muchisimo congeniar en algo (larguisimos mails de un lado y del otro para dirimir cualquier situacion menor de los chicos, llamados telefonicos donde no nos poniamos de acuerdo en nada) ultimamente la cosa se hizo mucho peor.

Y si bien siempre hubo amenazas por parte de Laura con denunciarme a la policia por cualquier cosa, hace poco estas amenazas se hicieron realidad. Como un dia me quede con J. en mi casa me denuncio por tener todo un dia a mi hijo de rehen (sic) y como le pedi que me devolviese cosas que habian quedado en su casa le dijo a la policia que queria llevarme las cosas intempestivamente, que al dia siguiente ella me las daria y cuando fui al dia siguiente me dijo “lo pense bien y no se porque le dije eso a la policia, pero no te las doy a menos que vengas con una orden del juez” y sigue la lista.

Evidentemente se que una actitud tan participativa con los chicos tiene tambien el lado de que exijo muchas cosas. Quiero que ellos esten bien y soy bastante obsesivo con algunas cosas (prolijidad, ropa, utiles escolares, horarios, etc) y que esos pedidos ella los toma como una descalificacion a su tarea como mamá y como yo no trate de buscar otra forma de comunicacion, eso fue haciendo que esta “descalificacion” entendida por ella fuese generando mucha bronca.

Todo esto termino en una denuncia de violencia familiar en un Juzgado, con una orden de no acercamiento HACIA ELLA (no hacia lo chicos) lo cual es una locura a nivel operativo porque si no me puedo acercar a ella, ni llamarla por te, ni mandar mails, ni mensaje de texto, ni nada. Como hacer para comunicarme con mis hijos? Como hacer para verlos si no es por intermedio de terceros que llevan y traen a los chicos como “paquetes”?

La pregunta que realmente me interesaba que uds. trataran es: ¿Como puede ser que dos personas que compartieron un proyecto de vida juntos terminen lastimandose tanto en una guerra de poder a ver quien tiene la razon? Y que nada, ni el daño que le podamos hacer a nuestros propios hijos, limite la escalada de agresiones que se van dando cada vez con mas fuerza?

(sigue en la próxima…)




.: ¿Cuál es tu responsabilidad en aquello de lo que te quejas? :. -------------------------------------- Consultas: tuanalistaonline@gmail.com --------------------------------------
* Todos los nombres son ficticios. Además cambiamos la mayoría de los datos personales para mantener la confidencialidad de las consultas.

Querés preguntar algo y no te animás?

Hacé tu consulta anónima en: http://www.formspring.me/tuanalista

Estamos en Facebook

Pasaron por el Divan

  • 44,952 Pacientes
julio 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 28 seguidores

Seguinos en facebook

Votanos acá:

http://lablogoteca.20minutos.es/tu-analista-17389/0 Premios 20Blogs
Nuestro blog en
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
donde dormir en castilla la mancha
Facebook