Posts Tagged ‘Transferencia

26
Oct
10

Quiero dejar y no sé como…

Una consulta que nos dejaron anonimamente vía Formspring. Recuerden que pueden mandarnos sus consultas a tuanalistaonline@gmail.com o en forma anónima acá

 

Buenos días, llevo dos años en psicoterapia por problemas de ansiedad, estres… Me encuentro lo suficientemente bien y fuerte para dejar la terapia, de hecho, ya no creo que tenga sentido seguir yendo, pero tengo dudas de cómo se lo planteo a mi psic

 

Es una pena que formspring tenga una cantidad limitada de caracteres. Querido anónimo si estás leyendo nos gustaría que nos des algun dato más. Por ejemplo por qué te genera dudas o ansiedad dejar de ir. Lo cierto es que es tu derecho y tu decisión dejar la terapia cuando vos lo creas conveniente, con o sin consentimiento de tu terapeuta. Lo ideal sería que se lo plantees a el/ella tal como lo estás planteando acá, claro y directo. Tal vez estaría bueno tomarse un par de entrevistas para pensar un cierre, un balance de la terapia y que puedan evaluar los objetivos alcanzados y los que quedan/ quedarían pendientes para retomar en algún otro momento, en una segunda etapa si vos tenes ganas o lo crees necesario. Pero también estaría bueno que te animes a hablarlo para que puedan trabajar esta dificultar, pensar porqué te está costando cortar ese vínculo y si esto también te sucede en otros ámbitos de la vida. A veces lo que nos pasa con nuestro terapeuta es reflejo de lo que nos pasa con otros! (esto se llama transferencia)

Bueno, esperamos que te haya servido y si querés contarnos algo más sobre esta consulta lo podés dejar como comentario acá mismo o mandarlo vía mail.

 

Saludos!

———————————————————————-

¿A alguien le pasó o le pasa algo similar? ¿Como lo resolverían? ¿Que le recomiendan a nuestro anónimo?

 

Anonimo, fijate otras consultas similares acá.

06
Sep
10

No voy a dejar.

Les copio la respuesta que nos envió Lucas R.* al consultorio, luega de su consulta anterior (la pueden leer acá)

Hola, gracias por la respuesta.

No me imagino mi vida sin mi psicóloga, aún seguimos trabajando cosas, pero la ansiedad porque las cosas se resuelvan ahora, es decir: YA, me da una bronca impresionante.
Siento que si no voy a las sesiones me falta algo. En ese lugar al que yo llamo “el espacio blanco” puedo decir todo lo que se me ocurra, putear y berrinchear todo lo que yo quiera. Ella dice que me evado para no soltar esa bronca que tengo adentro, es una bronca que yo creo muy destructiva, tengo ganas de romper cosas. Volví a pensar el tema de dejar la terapia, y creo que no lo voy a hacer. Necesito mi espacio.
Sin embargo, como ustedes dicen, este espacio ya no es tan importante, o por lo menos ya no es el único, hay gente que me quiere, ya no es mi único refugio.
En cuanto al psicodrama, en cuanto se lo nombre y le mostré la tarjetita de ese Espacio Clínico, me preguntó: ¿cuantos años tiene la psicóloga con la que tuviste la entrevista? y le dije: no llega a 28 años, y además estaba embarazada.
Y me dijo que la carrera de psicología mas la especialización en el psicodrama llevaba varios años de estudio, y que en el Uruguay el psicodrama estaba en pañales. No sé si mi psicóloga habra sido objetiva, pero le creí (yo conocí ese lugar de psicodrama por Internet, y ella no confía en lo que se consigue por internet, a mi me parece que es una anti Internet total. No puedo creer que haya tanta chantada en materia de psicología. A los pacientes les llaman clientes. $$$$$$$$$$.
Ella me dijo al principio de la terapia, de que cuando termine la terapia podíamos salir a tomar un café de vez en cuando. Yo la quiero muchísimo y no me imagino vivir sin ella, sin contarle lo que me pasa o simplemente, exteriorizar mi desconformidad con la vida.
Mi madre murió cuando yo tenía 5 años, de cáncer.. mi padre me golpeaba, a mi hermano y a mí, tengo la bronca de haberme sentido como una basura, y no me quiero lo suficiente aún por culpa de todo mi pasado. Mi padre murió cuando yo tenía casi 20 años.
Hace 14 años que estoy en la Facultad, me cuesta estudiar. No tengo ganas de hacer las cosas, hago lo mínimo necesario, pero no puedo estar al mango, a full como yo quisiera. Me canso y me desconcentro.
Nací en la Argentina, pero por la dictadura mis padres decidieron viajar a Paraguay, donde vivían mis abuelos por parte de padre. Mi padre era Paraguayo. A los 3 años nació mi hermana. Dos años más y mamá murió.
Luego mi padre se enojó con mis abuelos y nos llevo a vivir con el a Uruguay. Pero no consiguió mantenernos mucho tiempo con el (3 años) y nos “devolvió” a Paraguay. Vivimos 4 años mas allá.
A mis 13 años nos volvió a traer con el, porque se casó con una señora 11 años mayor que él. Ella nos ayudó mucho. Se dió cuenta de que yo sufría y me mando a distintos psicólogos hasta que conocí a mi psicóloga actual.
Tuve un intento de suicidio a los 23 años. Pero me recuperé, conseguí trabajo. Hace 4 años mejoré al conseguir un trabajo vinculado a lo que estoy estudiando. Este año me estoy por casar.
Sin embargo parece que todo eso viniese gratis, sin esfuerzo y sin agrado, y me cuesta disimularlo. Me cuesta valorar lo “bueno” de la vida. Se que me están pasando cosas buenas. Pero me considero inferior a los demás o diferente (para mal), siento que cuando los demás me miran debo explicar porque estoy ahí. Es como no pertenecer a ningún lado. Son ellos y yo. Siento vergüenza de mi mismo.
Siento que los demás saben que soy una mierda. Eso me jode, mucho, no tienen idea de como.
Decidí seguir un poco más con la terapia. Pero no quiero sustituirla, es única. Desarmar el vinculo todavía no es posible, aunque no quiero estar toda la vida asi. No es normal. Y yo quiero ser normal.. (suena raro no?, ya se que nadie es normal) Saludos y gracias.
Lucas: Primero queremos agradecerte por tu respuesta. Realmente se nota que te tomaste el esfuerzo de responder y contarnos tus cosas, y la verdad es que es una satisfacción para nosotras tener un poquito de feedback. Muchos no lo hacen. La historia que nos contás es una historia muy dura, y no tiene mucho sentido decirte algunas cosas que ya habras trabajado o estarás trabajando en un tu espacio de terapia. Lo que es evidente es que en tu vida has tenido muchas dificultades muy tempranas con los vínculos, y que por eso nos parece que el vínculo con tu terapeuta se ha vuelto tan importante. Tal vez por esto mismo no sea todavía el momento de dejarlo. Seguramente te ha costado mucho construir esa relación de confianza, como debe pasarte también en otros ámbitos.
Nos parece buenísimo que puedas darte cuenta de lo que te pasa con los otros. Esto de sentirte menos, de la vergüenza y el no poder valorar tus cosas buena son temas que seguramente van de la mano con la perdida temprana de tu mamá y la violencia de tu papá, sumado a las constantes mudanzas y cambios de referencias. Es dificil poder confiar en uno si no podemos confiar  primero en los otros, si no podemos tener un marco estable de contención. Si no podemos relajarnos sin saber de donde van a venir los golpes. O donde nos vamos a despertar mañana. Pero no vamos a profundizar más en esto, que para eso está tu terapeuta. Respecto del psicodrama, es cierto que en el ámbito psi hay de todo, tanto bueno como malo, asi como en internet. Eso no quiere decir que el psicodrama sea necesariamente malo. Tal vez sea bueno para vos, si elegis un buen lugar. Habrá que averiguar. De todos modos tal vez quede para otro momento. Igualmente eso no quita que puedas experimentar con lo grupal y los vínculos en otros ámbitos. Por ejemplo podés probar algún taller de teatro o alguna otra actividad grupal, tal vez en la universidad o en algún centro cultural de tu barrio, que muchas veces tienen actividades gratuitas.
Y Lucas, sabemos que no es fácil para vos, pero tenés que poder confiar un poco más en vos mismo y tu capacidades. Se nota que haces las cosas con compromiso y con ganas, por lo menos eso es lo que se deja traslucir en tus escritos.
Saludos.
Y gracias.
30
Ago
10

me cuesta terminar

Vamos a ocuparnos ahora de la consulta que nos envió de Lucas R.* al mail del consultorio. Recuerden que si quieren dejarnos su consulta lo pueden hacer a: tuanalistaonline@gmail.com

Hola soy Lucas, vivo en xxxx, tengo 34 años, mi consulta es:
Hace 9 años que voy a terapia psicoanalítica y me ha hecho bien, sali de lo peor y ahora puedo cubrir mis necesidades básicas y estoy bastante estabilizado.
El problema es que como soy muy tímido y no puedo hablar en público, por mi inseguridad, he buscado cambiar la terapia a psicodrama (mezclado con terapia grupal) con la idea de mejorar mi forma de vincularme con los demás. Me cuesta desvincularme de mi psicóloga actual porque la amo, es bella, es inteligente, etc. Además me cobra un arancel diferencial, que es la mitad del costo de una consulta. Ya me he contactado con 2 psicólogas que coordinan el grupo de psicodrama, y solo me queda decirle a la psicóloga que ya no quiero ir mas a la terapia (debo elegir una o otra, por el tema económico).
¿Qué hago?
No quiero sentirme mal, ni involucionar.
Gracias.
Lucas, gracias por mandarnos tu consulta.
Veamos. La pregunta “¿Qué hago?” es bastante difícil de responder. Nuestra función no es decirte que hacer, como mucho ayudarte a repensar tu consulta. Pero intentemos decirte algo. Lo primero que nos contas es que la terapia te ayudó a estabilizarte y a salir de lo peor. Por como lo contás nos da la sensación de que antes de esta terapia estaba muy mal,  que en algún momento esta terapia te sirvió para resolver muchas cosas, y que el vínculo con tu terapeuta se volvió algo muy importante en tu vida. Una especie de sostén. Lo que nos parece importantísimo es que antes de tomar esa decisión te detengas a pensar -más allá de que sea bella, inteligente, como decís- como va a ser tu vida sin esa terapia. ¿Todo sigue igual? ¿O todavía sentís que vas a necesitar ese sostén? Si te parece que vas a poder sin esa terapia, tal vez no sea mala idea cambiar un poco de estilo. Pero si no te imaginás seguir sin ella… volvelo a pensar. Tal vez no sea el mejor momento. Esto no quiere decir que una terapia sea para toda la vida. Sino que hay que pensar, para cada paciente, en cada situación, qué lugar ocupa la terapia y el terapeuta, y si es un lugar importante, ver cómo terminarlo sin que ese lugar quede vacío de golpe.
De todos modos, por como vos lo decís, parece que ya no es tan importante ese espacio, que ya una gran parte del trabajo está hecho.
Lo ideal, creemos, sería que puedas sostener los dos tratamientos al menos por un período de adaptación. Hasta que puedas evaluar si te sentis alojado en el nuevo espacio. Pero si esto no está en tu posibilidades te recomendaríamos que te tomes unas cuantas entrevistas para hablarlo directamente con tu terapeuta actual. Que se lo cuentes como nos lo contaste a nosotras, que parece un argumento bastante razonable. Se verá qué opina ella, que obviamente te conoce mucho más que nosotras. Lo ideal sería tratar de hacer un cierre de esa terapia, un proceso en el que puedas ir desarmando ese vínculo que alguna vez fue tan importante para vos. Este cierre tambien implica un pequeño duelo por ese espacio. Esto no quiere decir que tengas que despedirte para siempre. Estamos seguras que tu terapeuta te va a dejar las puertas abiertas para que puedas volver cuando lo creas necesario. Al menos eso es lo que nosotras haríamos en su lugar. Pero animate a hablarlo. A contarselo directamente, a pensarlo con ella. A escuchar sus opiniones. La decisión en última instancia es siempre tuya.
————————————————————————————-
¿Y ustedes qué opinan? ¿Les pasó alguna vez algo similar? ¿Les costó terminar algún vínculo que ya no creían necesario? ¿Cómo lo resolvieron? ¿Qué le recomendarían a Lucas?
24
May
10

¿Cambio de terapeuta?

Les copio la consulta que nos dejó Gisela H.* en el consultorio.
Hola Chicas, cómo están?
Les escribo porque tengo un tema en la cabeza. En realidad es un asunto que lo tengo hace más de dos años dándome vueltas en la cabeza, pero jamás me atreví a enfrentarlo.
Hago terapia psicológica hace 8 años y medio con la misma terapeuta, desde 2001.
En estos últimos años, muchos empezaron a preguntarme si 8 años no es demasiado, que tal vez la confianza que teníamos ponía un límite.
Lo cierto es que noto que hay ciertos temas que no quiero abordar con ella. U otros, en los que ella hace como una especie de proyección. Por ejemplo: es una mujer con sobrepeso, entonces cuando nota que estoy engordando, me lo marca. Me da por el forro del culo. Nadie le pidió opinión. El tema del sobrepeso, las dietas y ella se vuelve recurrente, cuando personalmente no tengo el mínimo interés de hablar de eso.
Muchas veces siento que opina.
O tal vez sea simplemente yo. Sin embargo, eso ya no importa, aunque sea yo, creo que mi hablar ya está limitado, que no me puedo abrir tanto como quiero ni sentir la confianza-confidencial -ja!-, porque entro en un espiral de pensamiento que me dice: que no le hable de ciertas cuestiones porque me va a juzgar, ¿acaso me juzga o soy yo creyendo que me juzga?, de todas maneras la relación ya está estropeada porque no quiero hablar. Digo, no querer hablar es un límite a una terapia basada en el psicoanálisis,
Un par de veces intenté abordar el tema, pero ella cambia de rumbo y yo la dejo. En otras ocasiones, me enojé tanto que ni siquiera fui a la sesión siguiente. No sé por qué no enfrento el tema. Tampoco es fácil seguirme a mi, mi ritmo de pensamiento. Esta mujer conoce mis mecanismos lógicos, mis probabilidades de actuar. Es una profesional brillante y sé que laburamos mucho y también sé que no soy una paciente inquieta. Me doy cuenta que en caso de buscar otro profesional, debería estar a altura de las circunstancias. No quiero a alguien que se cruce de piernas y me diga “aja”, tome notas (o al menos lo simule) y a los 50 minutos me despida con un saludo de manos, de su consultorio en Palermo.
No sé si estoy exagerando.
Espero sus opiniones!
Besos
Gisela, la consulta que nos mandas es sumamente interesante, pero no es tan fácil de responder. No es tan fácil porque en realidad la respuesta que podamos darte es un asunto de opinión (y no exactamente de opinión profesional!). Pero igualmente vamos a tratar de decirte lo que pensamos.
Primer tema: duración de la terapia. Las terapias psicoanalíticas no tienen una duración determinada de antemano, y casi siempre depende más del paciente que del terapeuta. Depende de que tan focalizado o generalizado sea el tema de la terapia, y en algunos casos pueden durar muchos años. O sea, 8 años es bastante, pero puede que no sea suficiente, depende de cuáles sean tus objetivos. De todos modos por la situación que contás, nos parece que sería interesante que pudieras tomarte un rato para pensarlo, evaluarlo vos misma. Pensar por ejemplo: ¿Qué te pasaba cuando empezaste esa terapia? ¿Cómo estás ahora? ¿Cuánto resolviste? ¿Cuánto te queda por resolver? Hay que pensarlo bien, por que en el fondo, no todo se puede resolver por medio del análisis. Muchas cosas si, pero muchas no. Lo ideal sería que pudieras hablarlo con ella. Tomarse algunas sesiones para pensarlo. Pero si como decís, no lo ves posible, podés tratar de pensarlo vos sola. Creo que a esta altura del tratamiento puede que no la necesites para todo.
Segundo tema: la confianza, el vínculo terapéutico. Como seguramente sabés en las terapias psicoanalíticas el vínculo terapéutico es uno de los puntos centrales, de los más importantes. Es lo que nosotros los psicoanalistas llamamos “la transferencia“. Casi que te diría que sin eso no se puede trabajar. Ahora, la transferencia puede ser positiva (Que quieras a tu terapeuta, que te parezca genial o hasta que casi te enamores) o negativa (Que lo odies, que te enojes con lo que te dice, etc… ) o neutra. En los primeros dos casos la terapia puede funcionar bien. Ya sea porque te encanta, o porque te molesta, las cosas que te dice o hace funcionan en tu cabeza. Pero si te es indiferente, si ya no respetas su trabajo, las cosas se complican. Puede que sus palabras (o silencios) te pasen de largo y en ese caso habría que evaluar si no estás perdiendo el tiempo (y el dinero). Pero esto no es tan simple. No podemos saber que pasa dentro de ese consultorio, ni dentro de tu cabeza. Eso es algo que tendrás que evaluar vos. Ya sea un límite tuyo, de ella, o del vínculo entre ambas, nos parece que lo más importante sería poder pensar si el trabajo que estás haciendo con ella te sirve o ya no te sirve. Si vos sentís que los temas que no estás pudiendo hablar con ella son importantes habrá que intentar dos cosas. Primero, ver si lo podés resolver con ella. Plantearle que hay temas que estás sintiendo que no podés trabajar, que algo del vínculo te hace de obstáculo, etc. Y ver que pasa. Si como vos decís te cambia de tema, y esto sigue siendo importante, tendrás que evaluar cambiar de profesional. Aunque nos parece que ya lo estás pensando. Obviamente, por más que los idealicemos, todos los terapeutas son además personas, así que es entendible que toda terapia tenga un límite más acá o más allá del “fin de análisis”.
Esperamos haberte dado alguna respuesta, aunque está más que claro, la decisión es tuya.
———————–
¿Y ustedes que opinan? ¿Les pasó algo así? ¿Qué le recomendarían a Gisela?



.: ¿Cuál es tu responsabilidad en aquello de lo que te quejas? :. -------------------------------------- Consultas: tuanalistaonline@gmail.com --------------------------------------
* Todos los nombres son ficticios. Además cambiamos la mayoría de los datos personales para mantener la confidencialidad de las consultas.

Querés preguntar algo y no te animás?

Hacé tu consulta anónima en: http://www.formspring.me/tuanalista

Estamos en Facebook

Pasaron por el Divan

  • 44,952 Pacientes
julio 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 28 seguidores

Seguinos en facebook

Votanos acá:

http://lablogoteca.20minutos.es/tu-analista-17389/0 Premios 20Blogs
Nuestro blog en
BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog
donde dormir en castilla la mancha
Facebook